Sistema de pensiones registra desigualdad de género

Notimex

México, 1 de mayo de 2015.- Diputadas y diputados federales e investigadores coincidieron en que el sistema de pensiones no responde a la realidad de México ni beneficia a las mujeres, toda vez que sólo el 18.5% de las que son mayores de 60 años gozan de este privilegio.

Durante el taller de Enfoque de Género, en el marco de la Semana Nacional de Seguridad Social 2015, el presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, Edgar Emilio Pereyra, advirtió que dicho sistema “no aguanta más”.

Lo anterior, explicó, debido a que tiene serios problemas financieros de viabilidad y no responderá a las necesidades de la población que en 20 años se jubilará bajo el régimen actual.

“Las futuras generaciones tendrán pensiones de hambre, debido a que sólo retornará a las y los trabajadores entre 30 y 40% de sus aportaciones, si es que alcanzan las mil 250 semanas (25 años de cotizaciones) que se requieren para acceder a este derecho”, expuso.

Subrayó que la situación se agrava cuando se trata de las mujeres, porque aparte de tener un empleo mal pagado realizan trabajo doméstico que no es remunerado y no genera ningún beneficio, por lo que urge abordar la perspectiva de género para atacar este complejo problema, dijo.

Recordó que el sistema de pensiones nacional, puesto en vigor en 1997, fue tomado del modelo chileno de mediados de los 80, cuando la nación andina atravesaba la dictadura de Pinochet y no se consultó a ningún sector social para diseñarlo.

Al respecto, la investigadora de la Facultad de Derecho de la UNAM, Ascensión Morales, explicó que las reglas de las pensiones fueron desiguales desde su origen, pues se pensaron para los varones como proveedores de recursos.

En cambio, explicó, a la mujer se le consideró únicamente como una trabajadora del hogar, por lo que “es en la vejez cuando ellas enfrentarán toda la desigualdad que han sufrido en su vida”.

Si logran una pensión ésta será paupérrima, y entre los factores que alimentan esta situación se encuentra la diferencia en la inserción laboral, al tener baja participación en ello y niveles de ingreso menores a los del hombre”, añadió.

La investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, Isalia Nava Bolaños, dijo que el 47% de las mujeres pensionadas reciben su prestación de manera indirecta, es decir, por viudez, orfandad o ascendencia.

En tanto, añadió, prácticamente el total de la población masculina pensionada recibe este derecho por retiro, vejez, o cesantía, dejando en evidencia la desigualdad de género en la materia.

Expuso que las nuevas formas de contratación producto de la reciente reforma laboral, si bien ampliarán en algunos casos las oportunidades de empleo para las mujeres, han vuelto más precarias sus condiciones laborales.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.