Sonrisas desvanecen los grises muros de Tanivet

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 1 de mayo de 2015.- Un día inusual, las rejas se abrieron, el gris de los muros se desvaneció entre risas infantiles y el multicolor de globos y piñatas, adentro donde el tiempo se pierde en la soledad de los barrotes de acero, niñas y niños dieron un momento de alegría a sus madres internas en el penal de Tanivet de Tlacolula.

La música infantil resuena, una gran lona cubre los espacios, en donde sillas y mesas, así como los regalos dibujan una postal de fiesta, poco a poco el patio comienza a llenarse de mujeres con sus hijas e hijos.

Paty, es una de las 246 internas, lleva en brazos a Edgar, el menor de sus seis hijas e hijos y quien nació en el penal, por ser un día especial otras dos de sus hijas y uno de sus hijos no entraron a la escuela para visitarla como parte del regalo más preciado del Día del Niño.

“Para ellas y ellos es difícil, pero yo tengo fe que me voy a ir”.

Adi de 10 años y Ángel de nueve, lo dicen sin dudarlo, “si existiera una hada madrina o un mago, que les concediera el deseo increíble, sería ver a su mamá fuera de la cárcel.

Las internas siguen congregándose en el patio, la larga mesa se llena de dulces, comida y juguetes, donde organizaciones y ciudadanas, como la señora Martha Alcalá, quien además de juguetes dio un poco de su tiempo para llevar alegría.

Ana Laura Herrera López, presidenta del Comité Pro Defensa, para las reclusas de Tanivet, Tlacolula y quien formó parte de la organización del evento, detalla que actualmente viven en el penal 12 niñas y niños, quienes enfrentan una situación difícil debido a las carencias alimentarias y médicas.

El show de payasos comienza, las risas retumban con más fuerzas y durante casi una hora el lugar deja de ser una cárcel, aunque el tiempo sigue.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.