Rememoran socorristas Batalla de Solferino

*El trabajo de socorrista demanda permanentemente sangre fría, pues la convivencia cotidiana es con la muerte

Maira Ricárdez

Oaxaca, Oax. 24 de junio de 2015.- Aquel 24 de junio se enfrentaron más de 300 mil hombres, la línea de batalla tenía cinco leguas de extensión  y los combates duraron más de quince horas; había montones de muertos en las colinas y en las barrancas. Austriacos y aliados se pisoteaban, se mataban unos a otros sobre cadáveres que sangraban aún, era el año 1859.

Un hombre presenció la guerra de Solferino: Henry Dunant, un Suizo que desinteresado quiso ayudar al prójimo, y con apoyo de pobladores cercanos a la zona comenzaron a socorrer a todo los heridos y moribundos, indiferentes al bando que peleaban y a la ideología, fueron tratados por igual.

Tres años después de la batalla, en 1862, Henry Dunant escribiría un libro titulado “Un Recuerdo de Solferino” cuya narración daría origen al nacimiento de un Movimiento Internacional de Socorros y ayuda humanitaria, reconocido a nivel mundial posteriormente, como la Cruz Roja.

El coordinador de socorritas de la Cruz Roja delegación Oaxaca, Moisés Santiago destaca la relevancia de la fecha en un ámbito personal, quien es socorrista lo es, como en la mayoría de oficios cuando se aman, de tiempo completo y la evocación del origen de esta ayuda humanitaria es motivo de celebración.

De acuerdo con Moisés Santiago  los 90 paramédicos que integran la benemérita constitución en la capital oaxaqueña, participan en una celebración eucarística este miércoles 24 a las 4:30pm, luego, a las 5:30 protagonizarán una calenda en el corredor turístico, buscarán no generar demasiado ruido y complicaciones por respeto a la ciudadanía.

Moisés Santiago   pertenece a la Cruz Roja hace 20 años exactamente,  es parte de la tercera generación de paramédicos en Oaxaca y así como ha vivido experiencias realmente gratas como traer a bebes al mundo a bordo de la ambulancia, también ha tenido que ser el consuelo de padres que se aferran para no desprenderse del cuerpo ya inerte de sus hijos o hijas, este es un trabajo precisó que requiere mucha sangre fría, pues la convivencia cotidiana, es con la muerte, indicó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.