Trabajo infantil, otra realidad en Oaxaca

En el estado  trabajan 150 mil niñas, niños y adolescentes

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 20 de junio de 2015.- En Oaxaca al menos  150 mil niñas, niños y adolescentes de cinco a 17 están  inmersos en el trabajo infantil, de los cuales 53 mil 460 no asisten a la escuela, según cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Lo anterior fue dado a conocer durante el foro, “Niñas, niños y adolescentes en situación de trabajo de calle”, convocado por el Consejo Estatal de los Derechos de los Niñas, Niños y Adolescentes (CEDNNA).

Al presentar los resultados de las encuestas sobre trabajo infantil en el estado de Oaxaca, la secretaria ejecutiva del CEDNNA, María Cristina Salazar Acevedo, detalló que entre las consecuencias derivadas del trabajo infantil, las niñas, niños y adolescentes entrevistados refirieron que las más frecuentes son los dolores musculares, así como el dolor de cabeza y la fiebre.

Aunque también citaron la insolación, quemaduras, heridas, cortadas o fracturas, así como problemas digestivos, de oído o respiratorios.

Esta encuesta realizada fue dirigida exclusivamente a niñas, niños y adolescentes de cinco a 17 años y son ellas y ellos mismos quienes contestan estas preguntas.

“Es un primero esfuerzo interinstitucional, para acercarnos a la situación de niñas, niños y adolescentes que podrían hacer o no trabajo infantil”.

La encuesta en la que participaron 14 instituciones y tres de la sociedad civil fue aplicada a mil 909 niñas, niños y adolescentes de cinco a 17 años de edad en municipios de Oaxaca de Juárez, Huajuapan, Juchitán, Pochutla y Salina Cruz.

Entre las principales actividades que desempeñan las niñas, niños y adolescentes están las labores de limpieza en casa, limpiaparabrisas, pedir limosna, recoger basura, trabajo en el campo, como boleros y en las ventas.

Las personas participantes  en este foro coincidieron al señalar que la erradicación del trabajo infantil representa un gran reto, principalmente por la naturalización en la que se ha caído al considerar normal que las niñas tengan que dedicarse a las labores domésticas, sacrificando su derecho a la educación, en tanto que los niños tengan que ayudar en algunas labores, muchas veces del campo, como parte de una tarea natural dentro de la familia.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.