Guerreros de penacho

Dan vida  a los Danzantes de la Pluma

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 6 de julio de 2015.- Había cumplido 12 años de edad, cuando por primera vez Manuel coronó su cabeza con un penacho de plumas y se enfundó en un pequeño traje, que su padre Maximiliano le obsequió.

Desde ese momento y hasta la fecha como artesano dedicado a la elaboración de penachos Don Manuel se mantiene íntimamente ligado a la Danza de la Pluma.

El hombre hoy de 70 años intenta guardar en su memoria los recuerdos, que entre neblina lo remontan a 1957, cuando se inició en el “ejército de guerreros”, que ataviados de terciopelo y corona de colores dan vida a los danzantes de la Pluma.

Manuel muestra un álbum de fotografías, la imagen tomada allá por los años setenta lo reflejan joven, su memoria comienza a refrescarse y luego relata con el tono de voz apacible que lo caracteriza, que él empezó a bailar en la mayordomía de la Virgen de Guadalupe.

Expresa sin perder la destreza con la que adhiere plumajes azules a rajas de carrizo, en su trabajo como creador de penachos y de danzante de la Pluma.

“Mi abuelo hacia penachos diferentes, mi papá también hacia. Hasta hace algunos años que empezaron a salir grupos folclóricos y los pueblos que tienen sus danzas”.

Lleva varias horas trabajando, durante estas fechas la actividad se carga, debido a que en distintos municipios de los Valles Centrales se representa esta danza en el marco de las festividades de la Guelaguetza.

Manuel y su hermano son los únicos artesanos que elaboran el penacho del danzante de la Pluma para los municipios de los Valles Centrales, como parte del proceso también son quienes tiñen las plumas de guajolote, para después irlas colocando en las rajas de carrizo y empotrar en bases de hojalata.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.