Pide Defensoría no dejar impune asesinato de locutor

Jaime Guerrero

Oaxaca, oax. 06 de julio de 2015.- La Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca (DDHPO) pidió a la Procuraduría General de Justicia del Estado no dejar impune el asesinato del locutor de la radio La Favorita Filadelfo Sánchez Sarmiento, quien antes ya habría ido amenazado de muerte.

La DDHPO, también emitió medidas cautelares para que brinden seguridad a otro reportero de la misma estación de radio La Favorita de Miahuatlán, quien también se encuentra amenazado y “teme por él y su familia”.

El locutor de Radio La Favorita Filadelfo Sánchez Sarmiento fue asesinado el pasado jueves 2 de julio de siete impactos de arma de fuego en la calle Margarita Maza de Juárez de la Colonia San Francisco, perteneciente a Miahuatlán de Porfirio Díaz al ser interceptado por dos personas que lo esperaban al salir de su espacio informativo.

De acuerdo con los primeros datos recabados, los hechos ocurrieron alrededor de las 09:30 horas, cuando el locutor salía del espacio informativo que conducía en la estación local para la que trabajaba, cuando fue interceptado y atacado a tiros por dos personas que lo privaron de la vida.

Por lo pronto la Defensoría demandó investigar el crimen del periodista Filadelfo Sánchez, quien contaba con 45 años de edad, y también colaboraba con distintos medios de la capital y en las regiones.

Asimismo, solicitaron proteger la integridad personal y la seguridad de su colega, quien también se encuentra amenazado.

En tanto, el reportero, quien omitió su nombre por razones de seguridad, dijo temer por su integridad y la de sus familiares luego de que su colega fue ejecutado de siete disparos de arma de fuego por dos desconocidos que lo interceptaron a la salida de la estación donde conducía un noticiario matutino.

El también corresponsal del portal noticioso Expresión Oaxaca confirmó que tanto él como su colega Filadelfo Sánchez fueron amenazados con antelación, razón por la que le preocupa no sólo su integridad, sino la de su familia.

Por lo pronto, la Defensoría de los Derechos del Pueblo inició el cuaderno de antecedentes dentro del cual dictó medidas cautelares dirigidas a la Procuraduría General de Justicia del Estado para que inicie las investigaciones correspondientes por estos hechos y esclarezca este homicidio.

La Defensoría refirió que cualquier agresión que impida el trabajo de una persona cuyo oficio es la comunicación pública, constituye un delito que lesiona no sólo a la víctima directa sino a la sociedad en su conjunto, pues a causa de estos actos la comunidad es privada de información que puede ser relevante para la toma de decisiones públicas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.