Migración afecta de manera diferenciada a mujeres y hombres: experta

Notimex

México, 22 de agosto de 2015.- A pesar de que todos merecen el mismo trato y las mismas oportunidades, el calvario que viven las personas migrantes en su tránsito por México lo experimentan de manera diferenciada los hombres y las mujeres, señaló la experta Elvia González del Pliego Dorantes.

La coordinadora del Programa de Asuntos de Género de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, dijo que más allá del género, el problema de fondo en la migración es de derechos humanos, de respeto a la dignidad humana; innegociable e intransferible.

“Los temas de género no es que los promuevan unos u otras, nos afectan a todas y todas. Tienen que ver con que somos una sociedad, y todos merecemos el mismo trato, las mismas oportunidades, tenemos los mismos derechos, y se nos debe respetar”.

Durante la III Semana de la Migración. Género y Migración, en esta institución educativa, mencionó que las mujeres migrantes tienen que pagarle a los grupos de delincuencia organizada derechos de piso para que puedan subirse al tren.

Asimismo, son forzadas a cuestiones de trata y otras “tienen que buscar un protector, alguien que las proteja a cambio de favores sexuales”.

Se han dado casos de chicas migrantes transexuales y transgénero que en su tránsito por México sufren homofobia, tortura, son violadas y en algunos casos las ejecutan.

Ximena Gallegos Toussaint, del Programa de Asuntos Migratorios (Prami) de la Iberoamericana, agregó que las mujeres, a diferencia de los hombres, migran muchas veces para escapar de la violencia doméstica, comunitaria e institucional.

En sus países de origen, las mujeres están insertas en un contexto social que reproduce continuamente una discriminación estructural, al carecer de derechos hereditarios, independencia económica, libertad para decidir cuántos hijos quieren tener, padecer una falta de educación y ser víctimas de feminicidios.

O, ser trabajadoras del hogar sin pago, tener poco o nulo acceso a servicios, emplearse en la economía informal y tener menores salarios.

El tránsito es una etapa particularmente peligrosa para las mujeres migrantes, al continuar bajo el impacto de distintas formas de violencia, consecuencia de esa discriminación estructural.

Ellas, a diferencia de los hombres, siempre serán vistas como objetos sexuales y mano de obra aún más barata. En este sentido, según la Organización Internacional del Trabajo, el año pasado 20.9 millones de mujeres en el mundo fueron víctimas de trabajos forzados, incluyendo la explotación sexual.

Pablo Reyna Esteves, director de Programas de Incidencia, comentó que el fenómeno migratorio es tal vez el más complejo, el más urgente y el que nos interpela más como sociedad, porque mezcla cuestiones de clase, perspectivas geopolíticas y relaciones de género.

Además, el escenario apunta a que en los próximos años la migración no va a disminuir, sino que la movilidad humana irá en aumento en todo el mundo, incluido México.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.