‘No hay evidencia de que normalistas estén con vida’: CIDH

MVS

México, 17 de agosto de 2015.- A 41 días de que se cumpla un año del ataque a los normalistas de Ayotzinapa y a dos semanas de que concluya el tiempo de su mandato inicialmente señalado, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), notifica que persiste “la limitación para la realización de entrevistas a miembros el Batallón 27 de Infantería”.

Por otra parte, el GIEI alerta sobre “la posible destrucción de evidencia videográfica” y el hallazgo en el expediente “de ropa de los normalistas que no había sido utilizada como evidencia para la investigación”.

Ante preguntas insistentes de la prensa, Carlos Beristain señaló que “con las pruebas que tenemos disponibles, no tenemos evidencia de que los chavos estén con vida como no sabemos, con las pruebas disponibles, cuál ha sido el destino de los chavos… Estamos haciendo énfasis en las pruebas disponibles que son las determinantes para no especular.”

En el caso de la petición de entrevista a 26 militares que formaban parte del Batallón 27 en la fecha de los hechos, el GIEI recibió hasta el 3 de agosto la respuesta de la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Cancillería que decía: “La disposición de las autoridades del Estado Mexicano, para que dicha solicitud sea atendida en el marco del proceso penal.”

A la repuesta del Gobierno de México el GIEI aclaró que “no entiende por qué ha podido entrevistar a víctimas, policías, inculpados, testigos y otros agentes del Estado y sin embargo en este caso es remitido a la vía penal”; sin embargo accedió en primera instancia.

El grupo propuso que para las declaraciones en conjunto con la PGR, el propio GIEI “proporcionaría a los fiscales encargados de la diligencia, las preguntas para cada uno de las personas a entrevistar, sin perjuicio de las preguntas que la propia PGR quisiera hacer a los declarantes”.

Es hasta el pasado fin de semana (16 de agosto del 2015), que el Estado mexicano responde en definitiva al grupo de expertos de la CIDH.

Piden “que el grupo formule por escrito las posiciones que consideren formen parte de la diligencia ministerial”, y que “derivado de las características de esta diligencia, en ella sólo estará presente la autoridad ministerial y quienes deban desahogar las posiciones que sean formuladas”.

A cinco meses de insistir, el GIEI “lamenta” esta respuesta y aclara que “no entregará el cuestionario” y remite a su informe para dar a conocer a las autoridades las informaciones que considera relevantes.

“La respuesta del gobierno a que no podemos estar presentes para realizar preguntas y contra preguntas, se ha decidido que no vamos a entregarles el cuestionario, pues no habría control de cómo se responde, de qué se responde. De manera que esos temas que queríamos plantear, tanto para las líneas de búsqueda, como para la investigación las tendrán que leer en el informe las autoridades políticas”, apuntó Carlos Beristain.

El grupo de especialistas del GIEI Alejandro Valencia, Carlos Beristain, Claudia Paz y Francisco Cox, también resaltaron como avances, “la realización de reuniones entre la procuradora Arely Gómez y el secretario Osorio Chong con los familiares”, así como “los nuevos testimonios otorgados por los normalistas”, además de la solicitud de la realización de peritajes incluyendo uno relativo a las autopsias de los normalistas asesinados.

La dispersión del expediente, apuntaron, “ha obstaculizado la investigación, el que los jueces tuvieran una visión integral de lo sucedido y el acceso a la justicia para las víctimas”, por lo que podría abrirse la posibilidad de que la justicia federal pudiera “reclamar” el mismo.

Alejandro Valencia, Carlos Beristain, Claudia Paz y Francisco Cox reportaron la existencia de ropa de los normalistas desaparecidos. El 29 de junio, el GIEI encontró en el expediente que en fecha 27 de septiembre de 2014 “se había llevado a cabo una diligencia de recogida y resguardo de ropa de algunos de los normalistas desaparecidos”; dicha situación no era conocida por los familiares ni sus representantes, y tampoco existía un registro específico ni procesamiento de la misma.

Este hecho “es grave”, tanto desde el punto de vista de la investigación como de la importancia que tiene para los familiares.

El GIEI realizó una reunión de preparación de los familiares para la diligencia de identificación de dicha ropa, debido al fuerte impacto psicológico que ello supone tanto tiempo después de los hechos.

El GIEI considera que dicha preparación contribuirá a que se identifique con nuevos datos el lugar en que se encontraban algunos normalistas cuando fueron detenidos y desaparecidos y otras circunstancias de los hechos.

Asimismo, el GIEI ve “con preocupación” la pérdida de pruebas en el caso. Específicamente ha informado a las autoridades competentes de la PGR, la existencia en su momento de una videograbación de la escena de la intervención policial que dio lugar a la desaparición de un grupo de normalistas en el escenario de la salida de Iguala cerca del Palacio de Justicia.

Dichos videos existieron y fueron enviados a la presidencia del tribunal. Sin embargo, parece que tales registros videográficos fueron destruidos.

Si esto se confirma se habrían perdido para la investigación de los hechos. Esta cuestión debe ser investigada de inmediato por la PGR. Cabe destacar que el GIEI pidió un peritaje independiente que examinara las autopsias realizadas a Julio César Mondragón Fontes, Daniel Solís y Julio César Ramírez.

El estudio realizado por el médico forense Dr. Francisco Etxeberría, de la universidad del País Vasco, muestra que en la autopsia de Julio César Mondragón no se evaluaron ciertas lesiones que aparecen en el informe original de autopsia y en las fotografías proporcionadas.

Entre las cuestiones que una nueva posible autopsia debería analizar están la causa y valoración de las fracturas craneales, otras fracturas no descritas, así como las huellas en los huesos de la cara de posibles artefactos o de caninos que dejan señales características.

El GIEI presentará su informe de trabajo de estos seis meses el próximo 6 de septiembre de 2015 en la Ciudad de México con una evaluación de la investigación del caso, así como sobre las recomendaciones para el caso y en general sobre la desaparición de personas en México.

Además, las y los expertos anunciaron la posibilidad de continuar su labor más allá del plazo inicial.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.