Leyenda, magia e historia en nuevos Pueblos Mágicos de Oaxaca

Redacción

Oaxaca, Oax., 30 de septiembre de 2015.- Atributos simbólicos, leyendas, historia y magia emanan de cada una de las comunidades de Oaxaca que fueron reconocidas como nuevos Pueblos Mágicos.

Autoridades del estado señalaron que el mérito y el reconocimiento de este logro corresponde a quienes habitan en las comunidades galardonadas y sus autoridades.

Huautla de Jiménez, San Pablo Villa de Mitla, Mazunte, San Pedro y San Pablo Teposcolula fueron los denominados Pueblos Mágicos de Oaxaca.

Tierra de origen de María Sabina, sacerdotisa que internacionalizó los hongos alucinantes, Huautla de Jiménez se ubica a 254 kilómetros de la capital oaxaqueña. Entre sus principales atractivos turísticos está la Catedral de San Juan Evangelista.

Poseedor de la segunda zona arqueológica de mayor importancia del Estado de Oaxaca, el pueblo de San Pablo de Mitla, a 46 kilómetros de la capital, tiene como atractivo a la llamada “Ciudad de los palacios”, complejo arquitectónico en el centro del poblado, de construcciones decoradas con pequeñas piedras perfectamente cortadas y embonadas que forman motivos, conocidos como grecas.

Su riqueza artesanal abarca desde ropa tejida en telares de lanzadera y pedal hasta figuras moldeadas en piedras. Entre los diseños más utilizados encontramos códices, personajes zapotecas y reproducciones pictóricas de Tamayo, Toledo y Picasso.

Ubicado en el municipio de Santa María Tonameca, Mazunte cuenta con atractivos turísticos como Punta Cometa y una de las montañas más sobresalientes de México en el pacífico sur, el Cerro Sagrado. La migración de ballenas jorobadas en los meses de diciembre a marzo hace a este lugar atractivo para observar estos mamíferos.

En este nuevo pueblo mágico también se encuentran organizaciones como el Centro Mexicano de la Tortuga y la Fábrica de Cosméticos Naturales, y festivales importantes como el Internacional de Jazz.

Durante el siglo XVI fue el centro comercial más importante de la zona mixteca y hoy San Pedro y San Pablo Teposcolula, a 142 kilómetros de la capital, muestra vestigios como la Casa de la Cacica, palacio donde vivió la última reina mixteca, que albergó oro, plumas, diamantes, pieles, seda, entre otros materiales.

Magia, misticismo y un pasado que perdura, son características de estos cuatro nuevos pueblos mágicos que sin duda, nos invitan a conocerlos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.