Morelos a su paso por Oaxaca (Especial)

TEXTO y FOTO: Patricia Briseño

Oaxaca, Oax., 30 de septiembre de 2015.- Cuenta la historia que mientras José María Morelos se encontraba en Tehuacán, Puebla, se enteró que un grupo de tropas realistas intentaba atacarle, tomando así la decisión de reagrupar sus fuerzas y dejar la plaza.

La organización del Ejército Insurgente del que contaba Morelos recaía en sus generales Hermenegildo Galeana, Víctor Bravo, Miguel Bravo, Nicolás Bravo, Pablo Galeana y Mariano Matamoros, así como de sus coroneles Vicente Guerrero y Guadalupe Victoria. Todas estas fuerzas lograron reunir una fuerza superior a los cinco mil hombres con 40 cañones, para dirigirse a la ciudad de Oaxaca el 10 de noviembre de 1812.

El 24 de noviembre de 1812 llegó a la entrada de Oaxaca, después de pasar el cerco de Huajuapan de León y Etla, escribió una nota dirigida a la las autoridades civiles y eclesiásticas  donde les ofrecía negociar para tomar Oaxaca sin derramamiento de sangre, ya que dichas  autoridades se oponían a la independencia de Nueva España.

Desde el cerro Fortín de la Soledad  (hoy, faldas del cerro del Fortín o colonia Guelaguetza), la artillería realista logró detener el avance insurgente en los primeros instantes, pero poco a poco dejaron de responder.

La derrota, conocida como La Toma de Oaxaca, significó un duro golpe para el gobierno virreinal. Para los insurgentes la toma de esta plaza, acrecentó el prestigio militar de Morelos y les dio una posición geográfica privilegiada por los caminos y villas que desde ese sitio se podían controlar.

“Los edificios fedatarios vivos”

“Los monumentos y edificios de la ciudad no solamente guardan una gran riqueza cultural, sino también histórica porque fueron testigos de gestas heroicas de aquellos insurgentes quienes nos dieron patria tras la Guerra de Independencia”, afirmó el director del Instituto de Patrimonio Cultural del Estado, Jorge Alberto Valencia Arroyo.

Explicó que los templos católicos de la Merced, La Soledad, el Carmen Alto, Santo Domingo de Guzmán, el Convento de Belén -actualmente Santuario de Guadalupe- y la Catedral, así como la Alameda de León, fueron escenario de la batalla encabezada por el generalísimo José María Morelos y Pavón, el 25 de noviembre de 1812, la primera gran victoria de la Guerra de Independencia.

El funcionario, subrayó que la historia convierte a estos edificios en fedatarios vivos de la historia, porque como decía el escritor Octavio Paz, “no se puede hablar de un edificio sin recordar su época, su cultura, su sociedad y sus intenciones”.

Fuente y árbol, aún se conservan

Asentada la insurgencia en Oaxaca, Morelos acudió al Convento de Belén, el 12 de diciembre, el mero día de la celebración de fiesta de la Virgen de Guadalupe, comenta el cronista de la ciudad, Rubén Vasconcelos Beltrán.

“Ahí estuvo el generalísimo; fue a visitar a la Virgen con motivo de su festividad. Estuvo en misa con sus tropas y el pueblo”, señaló.

A la salida del Convento de Belén, Morelos sembró un árbol en la esquina del atrio, lindante a la actual calle de Pino Suárez, que hasta la postre se conserva.

También ordenó la construcción de una fuente, para mitigar la sed de las personas visitantes a los llanos de Guadalupe. Actualmente, está fuente continúa en lo que hoy se le conoce como Parque Juárez “El Llano”.

Los “Sentimientos de la Nación” se redactaron en el Zócalo de Oaxaca.

El generalísimo decidió hospedarse en una casa propiedad de un español de apellido Gutiérrez, ubicada en la actual esquina de Valerio Trujano y Portal de Flores, frente al templo de la Compañía de Jesús, hasta que terminó su estancia en Oaxaca.

Ahí, fue donde escribió la proclama Sentimientos de la Nación, que presentó posteriormente en el Congreso Nacional Constituyente, para después convertirse en el cimiento de la Constitución de Apatzingán, donde se manifiestan las aspiraciones y deseos de libertad, igualdad y justicia.

En Sentimientos de la Nación, redactados en colaboración con el oaxaqueño, Manuel Sabino Crespo, contempla en términos generales la Independencia de México, la adopción de la religión católica, la fecha 16 de septiembre de aniversario de la Independencia, aspectos relacionados con los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, respeto a la propiedad, abolición de castas y tributos, confiscación de bienes a los españoles, entre otros aspectos. En total, 23 pensamientos.

En la actualidad, en esta casa -que cuenta con una terraza, donde según la historia Morelos observaba el zócalo, antes Plaza de Armas-, se alojan un restaurante en la parte alta, mientras que en la parte baja, una tienda y un bar.
En uno de sus muros, aparece una placa conmemorativa con la leyenda

“José María Morelos y Pavón vivió en esta casa del 25 de Noviembre de 1812 al 3 de Enero de 1813”.

Fundador de periódicos

Durante su estancia en Oaxaca, Morelos ordena la edición del periódico El Correo Americano del Sur, para dar a conocer al pueblo, los acontecimientos y la ideología del movimiento insurgente. Después se imprimen los periódicos El Ilustrador Americano, y Semanario Patriótico.

Morelos sale de Oaxaca

Morelos sale de Oaxaca hacia el estado de Guerrero, el 19 de enero de 1813. Una de las razones es el número de derrotas a los Insurgentes, por lo que Morelos, considera es sumamente importante establecer una nueva estrategia de lucha, sobre todo porque sabía el divisionismo existente entre los jefes insurgentes.

Algunas de las paradas que hizo el jefe militar fueron en Ocotlán, que desde entonces adoptó el nombre de Morelos.

La silla de Morelos, cumplió 190 años

La “Silla de Morelos” cumplió 190 años atestiguando  las sesiones del Cabildo del municipio de Oaxaca de Juárez; sin embargo, el Siervo de la Nación, nunca ocupó ese asiento.

La silla está de manera permanente del lado derecho del primer concejal (presidente municipal), y nadie puede sentarse en ella, según el decreto del 13 de septiembre de 1825, emitido por el Primer Congreso Constituyente, que especifica que este objeto simboliza la presencia del general José María Morelos en los actos del gobierno municipal.

Durante su estancia en Oaxaca, Morelos integró el primer Cabildo de América electo democráticamente, siendo el primer presidente municipal, cargo que desempeñó del 25 de noviembre de 1812 al 3 de enero de 1813.

La silla está elaborada de madera. Es rígida. Tiene una fuerte influencia del estilo Luis XVI. Sus patas son rectas y acanaladas, pintadas de blanco.

En el respaldo luce una pintura del rostro del Generalísimo y alrededor del asiento tiene un borde con rosetas, ribetes, espirales y un copete con follajes al final del respaldo, pintadas de color oro.

En el respaldo, la figura de José María Morelos Pavón, aparece en un óvalo, donde destaca su perfil.

“En este sentido la silla tiene un alto simbolismo para las oaxaqueñas y oaxaqueños en general, pero en particular para las regidoras y los regidores, porque recuerda que aquí estuvo Morelos y organizó un gobierno democrático para beneficio del pueblo”, encargado del resguardo del Salón de Cabildos de Oaxaca de Juárez, Miguel Ángel Chávez Moreno.

Dato destacado

Hoy, 30 de septiembre se cumplen 250 años del natalicio de José María Morelos, a quien el Congreso de la Unión ha reconocido el carácter de héroe nacional al mandar a izar a toda asta la Bandera Nacional, y a media asta cada 22 de diciembre en su aniversario luctuoso. En este año se cumple el 250 aniversario de su muerte

El presidente decretó,  “2015, Año del Generalísimo José María Morelos y Pavón”, y entró en vigor el primero de enero.

Morelos es uno de los principales personajes insurgentes, que a la postre permitiría la consolidación de la Independencia.

José María Morelos y Pavón

Sacerdote, militar insurgente y patriota mexicano; principal enemigo del Ejército Realista. Cuentan que Napoleón Bonaparte exclamó durante la campaña de 1812: “Con cinco generales como Morelos, conquisto al mundo”.

Nació en Valladolid, ahora Morelia, Michoacán, el 30 de septiembre de 1765. Su abuelo materno le enseñó los primeros estudios y en 1795, se graduó del Seminario de Valladolid. Fue nombrado cura en Carácuaro, donde trabajó hasta 1810.

Ese mismo año fue comisionado por Miguel Hidalgo como jefe insurgente en el Sur de México.
José María Teclo Morelos Pavón y Pérez, su nombre completo, dictó el 13 de julio de 1811 en Tixtla, un decreto donde entregaba tierras a los pueblos para su cultivo y a falta de monedas de oro y plata, sellaría una de cobre.

Después de la muerte de Hidalgo, Morelos conquista la mayor parte del Sur y Centro del país y en 1812 toma la estratégica ciudad de Oaxaca.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.