Agoniza cultivo de flor de muerto en comunidades oaxaqueñas

Citlalli López

Oaxaca, Oax., 29 de octubre de 2015.- Entre los surcos resecos por la falta de lluvia y exceso de calor durante los pasados meses, está ausente el matiz magenta y el color amarillo que en estas fechas pinta los paisajes en la localidad de San Juan Bautista La Raya, ubicada en el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán.

El cultivo de la flor de muerto agoniza a consecuencia de las pérdidas económicas que registraron las y los campesinos durante el año pasado.

Ramiro creció entre el murmullo del arado y el olor a tierra fértil, su niñez transcurrió surcado entre el juego y el trabajo de la siembra.

Más adelante, con una preparación académica dejó si natal San Juan Bautista La Raya para vivir entre jueces y juzgados.

Pasados los años, al jubilarse decidió volver a la vida completa del campo.

Hace un año don Ramiro, como él mismo se nombra orgulloso campesino, logró mantener viva la tradición de la siembra de flor de muerto.

En este año, los surcos que habían sido utilizados por la cresta de  gallo y por el cempasúchil son ocupados por la alfalfa.

El mercado ha puesto muy barato el producto de nuestro trabajo, es más lo que se invierte que lo que se genera, expresó mientras hace una pausa en la pesada labor.

A la memoria de don Ramiro, hijo de madre y padre campesinos, regresan a su memoria imágenes de magentas y amarillos tapizadas en  todo el paraje La Tronquera, en  donde ahora sólo se observa casas y condominios.

Desde finales de junio, quienes habitan en La Raya comenzaban la preparación de los terrenos y de las semillas para el cultivo de la flor de 20 hojas o flor de cempasúchil, así como de la borla o cresta de gallo.

En el deshierbe de la flor, desaparecían y volvían a aparecer las campesinas entre el mosaico bicolor.

Al llegar la tarde los campos se iban quedando vacíos para dar paso al jugueteo del viento entre los surcos, mientras el sol dormía preparándose para una nueva jornada.

La siembra, recuerda don Ramiro, era toda una tradición entre quienes habitan La Raya, era importante que  dentro de las tradiciones no se perdiera esta siembra, pero ahora el producto se compra barato y no tienen ganancias por todo su trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.