Noche de Rábanos, concurso tradicional y festivo

Foto: Noche de Rábanos/ Archivo

 

Patricia Briseño

Oaxaca, Oax. 22 de diciembre de 2015.-  La Noche de Rábanos es un concurso que  sólo tarda unas horas, pero congrega a los habitantes de la ciudad y visitantes en el Jardín Constitución, en el corazón histórico de la ciudad, para admirar la creatividad de los participantes en este tradicional certamen que se realiza la noche del 23 de diciembre, hace más de 100 años.

En el plano turístico no se concibe a la capital de Oaxaca sin la realización de esta festividad, que se celebra en la víspera de la Navidad,  de ahí el interés de las autoridades estatales y municipales porque los artesanos cuenten con la materia prima necesaria para la Noche de Rábanos, celebración única en el país.

Doce  toneladas de rábanos recibieron los participantes del concurso para ser exhibidos en forma de figuras artísticas la noche previa a la Noche Buena, en el zócalo. Las piezas que fueron elaboradas con el tubérculo, se exhiben por la tarde y noche del día 23, y esa misma noche, la legumbre se reutilizará como composta.

A la  cosecha de tubérculos, cultivada en siete mil metros cuadrados  de los terrenos de la Comisión Estatal Forestal (CEF), acudieron los concursantes, acompañados de familiares y amigos

Entre los participantes se repartieron 600 rábanos para el tallado de sus obras temporales –debido a descomposición del tubérculo-inspiradas en cuadros de vida cotidiana, festividades locales y de culto religioso.

La Noche de Rábanos es una fiesta de sello netamente popular en la que los artesanos, exhiben sus diseños especiales realizados con el rábano  aunque también está la variante de la flor inmortal y el totomoxtle ( hoja seca de maíz).

fridas

CULTIVO LABORIOSO

La superficie se empezó a preparar desde el mes de agosto pasado con el trabajo de barbecho, rastra, trazo y nivelación, y surcado, para finalmente hacer la siembra de las dos variedades, el bartender y el champion, explica el director de la Comisión Forestal, Félix Piñeiro Márquez

La siembra se realizó en tres momentos; el rábano grande, se hizo el 20 de septiembre pasado, para un ciclo de 90 días; la segunda, rábano mediano, el 6 de octubre y en un ciclo de 60 días; la tercera, igualmente de bartender, el 26 de octubre, y la última, el 12 de noviembre, de la variedad champion, con un ciclo de 40 días.

La dependencia dispone de cuadrillas de trabajadores para el deshierbe, utilizando la rastra en los surcos en el caso de la variedad bartender y con el azadón en los bordos, que garantice un cultivo limpio.

“Es una cuestión laboriosa; de mucho seguimiento”, indicó.foto 5 (1)

Paulino, uno de los  trabajadores encargados del cultivo refirió que su trabajo consistió en el  riego y  fertilización.

“Se fumiga con un insecticida para evitar la plaga de la mosca blanca porque succiona la sabia y echa a perder la planta”, comentó.

El Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez aportó los recursos financieros para el pago de insumos y la mano de obra, mientras que el gobierno del estado dispuso el área de cultivo, la asistencia técnica, la maquinaria y el riego necesario.

La cosecha de los rábanos para los participantes en la categoría adulto se efectuó el sábado y dos días después, para quienes participarán en la categoría infantil.

 

EL ORIGEN DE LA NOCHE DE RÁBANOS

Sobre su origen, diversas versiones coinciden que la costumbre de los rábanos y sus diseños originales tienen su arraigo en el mercado de la Vigilia de Navidad que se realizaba cada 23 de diciembre.

Los comerciantes llevaban a vender en la Plaza de Armas de la Vieja Antequera el pescado seco salado, imprescindible en las comidas de vigilia, además de las verduras necesarias para complementar el menú. Los hortelanos de la Trinidad de las Huertas, barrio localizado en la zona sur de la capital,  llevaban sus verduras, expendiéndolas en puestos colocados con este objetivo.

Con el propósito de hacer más atractivos sus puestos, los hortelanos empezaron a crear figuras con los rábanos, adornándolos con hojitas de coliflor y florecitas hechas de cebollas tiernas. Colocaban rábanos, lechugas, nabos, cebollas, todo de manera artística.

Este hábito fue arraigándose, y con el paso de tiempo, los clientes de los mercados buscaban estas figuras para adornar sus mesas, así surgió el concurso de La Noche de Rábanos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.