Cuando nada queda, sólo queda la literatura: Beltrán

Notimex

México., 31 de enero de 2016.- Al dar su discurso de ingreso a la Academia Mexicana de la Lengua (AML), la creadora literaria, investigadora, divulgadora de las letras y catedrática Rosa Beltrán (Ciudad de México, 15 de marzo de 1960) aseguró anoche que “en estos tiempo cuando ya no queda nada, cuando se parte de cero, sólo nos queda la literatura”.

Sin dar tregua a su emotivo discurso dedicado a Nellie Campobello, de quien multicitó su libro “Cartucho”, la licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas por la UNAM y doctora en Literatura Comparada por la Universidad de California, subrayó que “la lengua, de forma excepcional, es lo que nos hace humanos”, palabras que fueron celebradas por el público.

Destacada profesora de Literatura Comparada en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Rosa Beltrán leyó en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes su discurso de ingreso a la AML como miembro de número y, con ello, es la quinta ocupante de la silla XXXVI de la centenaria institución.

Tocó al académico Gonzalo Celorio darle la bienvenida con un discurso igualmente pleno de merecidas lisonjas. “Doña Rosa Beltrán conjuga en su obra investigación y literatura; viene a enriquecer a nuestra corporación y a dar brillo y lustre a nuestro lema: “Limpia, fija y da esplendor”. Tal expresión hizo que el rubor asaltara las mejillas de Beltrán.

En el acto se recordó que Beltrán fue electa por unanimidad miembro de la AML en la sesión plenaria del día 12 de junio de 2014, a propuesta de los académicos Vicente Quirarte, Julieta Fierro y Vicente Leñero. La silla que ahora ocupa antes fue de Manuel Toussaint, Octaviano Valdés, Luis Astey Vázquez y Gustavo Couttolenc, sucesivamente.

Ha impartido cátedra en las universidades de Jerusalén, Ramón Llull y de Colorado; ha sido miembro del Sistema Nacional de Creadores y desde 2008 es titular de la Dirección de Literatura de la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM.

Además, colabora en la “Revista de la Universidad” (UNAM), donde publica habitualmente la columna “Los raros”.

Autora de novelas, cuentos y narraciones, cultiva con fortuna el ensayo. Su obra literaria le granjeó en 1994 un reconocimiento de la American Association of University Women (AAUW). Beltrán se desenvuelve en el escenario de la página con una prosa finamente labrada, de andadura capaz de poner en conexión y comunicación muy diversos saberes.

Beltrán es conocida su vocación gustosa y su desprendimiento laborioso en las esferas del servicio a las artes, las letras, las ciencias y su difusión comunitaria. En 1991 fue becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y del Centro Mexicano de Escritores en 1993. Ganadora de varias preseas, en 1997 recibió el Premio Jóvenes Académicos de la UNAM en el área de Creación.

Algunas de sus novelas son “La corte de los ilusos” (1995); “El paraíso que fuimos” (2002); “Alta infidelidad” (2006); “Efectos secundarios” (2011) y “El cuerpo expuesto” (2013). Y los libros de cuentos titulados “Optimistas” (2006) y “Amores que matan” (1996), del cual publicó una edición ampliada en 2005, así como “La espera” (1986).

Todos sus libros han tenido varias reediciones. Su obra ya ha sido traducida al inglés, italiano, francés, alemán y holandés, y sus cuentos aparecen en antologías publicadas en Francia, Italia, Holanda, Canadá, Estados Unidos, Panamá, Puerto Rico y México, lo que la convierte en una de las autoras mexicanas de mayor trascendencia en la actualidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.