Las fugas y recapturas de ‘El Chapo’ Guzmán

MVS

México, 08 de enero de 2016. Aunque Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, ha sido detenido por el gobierno federal oficialmente tres veces, son las mismas que ha logrado escapar, por lo que sólo ha estado en prisión alrededor de 9 años, pero ha estado prófugo 15 años desde su primer detención.

Ésta ocurrió en la Ciudad de México, en junio de 1991, pero presuntamente fue dejado en libertad de inmediato tras pagar 100 mil dólares al entonces jefe de la policía Judicial capitalina, Santiago Tapia Aceves.

Dos años después un 10 de junio, “El Chapo” fue capturado en Guatemala, durante la administración del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, junto con otros cinco presuntos delincuentes, por autoridades guatemaltecas en el Puente Internacional de Talismán, en el Río Suchiate y en esa frontera fue entregado a las autoridades mexicanas y enviado al Penal Federal del Altiplano.

Estuvo preso durante siete años, primero en el penal de “El Altiplano”, en Almoloya de Juárez, Estado de México, pero en noviembre de 1995 Guzmán Loera consiguió que fuera trasladado al Penal de Puente Grande, en Jalisco,

El 19 de enero de 2001, mes y medio después de que Vicente Fox asumiera la Presidencia de la República, Guzmán Loera se fugó de este penal considerado de máxima seguridad y de ahí, pasaron 13 años para su reaprehensión.

Desde entonces a “El Chapo” se le consideró el narcotraficante más buscado en todo el mundo. Forbes calculó que amasaba una fortuna del orden de los mil millones de dólares. Washington ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares por su captura y la PGR 30 millones de pesos.

El 22 de febrero del 2014, Joaquín Guzmán Loera, fue capturado alrededor de las 6:40 de la mañana, con vida y sin un disparo de por medio, por autoridades mexicanas y de Estados Unidos, en un hotel de Mazatlán.

Su captura por un comando de la marina mexicana fue presentada en su momento como un gran triunfo del Presidente Enrique Peña Nieto, para mostrar que su estrategia de combate a los cárteles del narcotráfico daba resultado, al menos desde el punto de vista simbólico

“Hoy a las 06:40 de la mañana, elementos de la Secretaría de Marina, detuvieron a Joaquín Guzmán Loera, en la Ciudad de Mazatlán junto con un colaborador. El sentido común hizo que evitáramos hacer la detención en donde pudiera ser afectada la ciudadanía y preferimos no poner en riesgo a la ciudadanía y esperar el momento más adecuado, que fue justamente el que se dio en el momento, en que con una enorme eficiencia y sin un solo disparo, los elementos de la Marina, lograron la detención. No hubo un solo daño y no hubo ningún perjudicado.”

Sin embargo, tras esta última ocasión en que fue detenido en Mazatlán, Sinaloa, sólo estuvo recluido un año y 139 días; el Departamento de Estado estadounidense ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares por información que condujera a su arresto.

Y su fuga, el sábado 11 de julio del 2015, representó sin dudas, un duro golpe para el gobierno federal, porque fue la noticia que nunca hubiera querido dar a conocer.

Sin embargo, el entonces comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García, confirmó que Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, se fugó del penal del Altiplano en el Estado de México a las 20:52 del sábado, y que al menos 18 elementos del penal habían sido trasladados a la las instalaciones de Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) para rendir su declaración en calidad de testigos.

En un mensaje a medios que no aceptó preguntas, detalló que el que fuera líder del cártel de Sinaloa escapó por un túnel hecho con PVC, cuya entrada estaba en su celda -en la zona de la regadera- con una entrada de forma rectangular de 50 por 50 centímetros y 1.5 metros de profundidad, que desembocaba en un predio en obra negra de la colonia Santa Juanita.

Agregó que el boquete daba entrada a un conducto vertical de 10 metros de profundidad habilitado con una escalera, de 1.7 metros de altura, de 70 a 80 centímetros de ancho.

“El día de ayer, en el Centro de Readaptación Social Número Uno Altiplano, se registró la fuga de Joaquín Guzmán Loera, quien estaba ubicado en el área de tratamientos especiales, pasillo número dos, estancia número 20. Personal del centro federal hizo una revisión en la celda y ella encontró una boca de túnel, éste iniciaba con un hueco de forma rectangular en el área de la regadera de aproximadamente 50 x 50 centímetros y metro y medio de profundidad2

El video recientemente difundido sobre la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán puso en evidencia una red de complicidades tanto dentro como fuera del penal, por lo que las responsabilidades penales, legales y políticas están muy lejos de llegar a su fin.

Días después, La información sobre el operativo para la recaptura de “El Chapo” Guzmán y sobre las supuestas lesiones que obtuvo tras intentar huir, fue difundida por medios de Estados Unidos con el claro objetivo de ejercer presión sobre las autoridades mexicanas de revelar información.

Y es que durante la lectura de un comunicado para informar de la detención de unos de los operadores del Cártel del Golfo en Tamaulipas, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, negó categóricamente estos rumores difundidos por la cadena estadounidense NBC.

“Sobre ese tema no hay nada….lo desmiente…Así es”

Minutos más tarde, El gabinete de seguridad confirmó que Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, efectivamente resultó lesionado tras realizarse un operativo con elementos de la Marina, aunque aclaró que las lesiones del capo no fueron producto del enfrentamiento con los marinos.

Mediante un comunicado, el gobierno federal mencionó que en días recientes se llevó a cabo un operativo para capturar al capo, quien huyó causándose las lesiones en una pierna y el rostro, cayendo en contradicción con lo que Sales Heredia había dicho y poniendo en evidencia que si bien Guzmán Loera no había sido herido por las fuerzas federales, sí hubo un operativo par recapturarlo.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.