Familiares irrumpen en conferencia de prensa de sacerdote acusado de abuso sexual contra menor

Rocío Flores

OAXACA, Oax.  “ Yo te ví, yo subí al cuarto, por eso te lo estoy refregando, porque fui testigo” gritaba Laura una catequista frente al cura Carlos Franco, acusado de violación a un menor de edad, que ofrecía una conferencia a medios de comunicación para explicar los pormenores de su reciente liberación.

Casi al tiempo Catalina Jiménez, la madre de la víctima reclamaba de frente al mismo, el daño causado a su hijo Lenin, presente también en el lugar, detrás del cura, con una pancarta.

El informe que ofrecía el sacerdote encargado de la catedral de Oaxaca, junto con su abogado fue suspendido  por los reclamos de familiares y amigas y amigos de uno de los jóvenes presuntamente abusado sexualmente quienes irrumpieron al lugar para encarar a Carlos Franco y manifestar  inconformidad ante el fallo del juez que  – según las víctimas- dictó su libertad sin realizar más averiguaciones.

El sacerdote negaba en ese momento el delito del cual fue acusado, “como sacerdote guardaré en secreto la infamia cometida en contra de mi persona, soy inocente de las acusaciones que me hicieron, así lo probé ante el juez y así lo acredite, explicaba.

Cabizbajo ante el reclamo solo atinó a levantarse de la mesa y buscar inmediatamente la salida del  lugar, seguido de gritos de algunas personas con pancartas y decenas de reporteras y reporteros que fueron convocados al encuentro.

“Estamos  indignados por el dictamen,  hoy nos damos cuenta, una vez más que no hay justicia”, tal parece que a mi compañero catequista tendría que haberle pasado algo más grave para que hubiera justicia”, señaló minutos antes en un breve conferencia en la plaza del atrio de Santo Domingo.

“Me consta, yo lo encontré,  lo que yo declaré es que el padre Carlos lo violó, abusó, lo golpeó, hay antecedentes de esos golpes, abusó de él”, acusó Laura quien hasta el día de hoy es Coordinadora del proceso evangelizador de la Catedral de Oaxaca, aunque adelanta que presentará su renuncia debido a esta situación.

De acuerdo a Lenin  y la catequista la Iglesia en Oaxaca se ha negado a dar las cámaras en dónde hay registros de lo que realmente pasó, además de evidencias de que ahí salían y entraban jóvenes.

Ambos también señalaron también la omisión del obispo José Luis Chávez Botello para darle seguimiento al caso una vez que fue notificado. “No quiso recibir a todos los afectados, me pidió que todo se manejara con mucha discreción, y me indicó que dejaría a de encargado del caso al secretario canciller Lorenzo Fanelli, pero no hizo nada”

“Con el poder que tiene monseñor José Luis, estoy segura que acá se soltó dinero”, acusó Laura, también madrina del joven afectado.

Hay varios casos que se han hecho visibles frente a los medios de comunicación, lo que queremos es que se haga justicias dijo Lenin y  adelantó que se buscará una segunda instancia aun cuando la justicia haya fallado a favor del cura, “no sólo por mi sino por muchos chicos más que están en peligro”.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.