Reducen 60% flotilla de meseros en el Centro Histórico

Comercios en el Zócalo de la capital oaxaqueña/Foto: JLP

Citlalli López

OAXACA, OAX. La reducción de un 60 por ciento de la plantilla laboral en los restaurantes, así como de un 50 por ciento en días de trabajo, coloca a los meseros y meseras dentro del sector más afectado por la crisis económica que vive el Centro Histórico, a más de 70 días de plantón magisterial.

Los trabajadores no ven la luz al final del túnel en un conflicto que “nos tiene secuestrados”, expresa Mónica, mesera desde hace 10 años.

Lleva más de dos horas a la espera de comensales. Va y viene invitando a la gente que transita por los portales. No hay suerte. En el restaurante, sólo dos mesas ocupadas. El augurio de que no llevará a casa un buen ingreso.

La crisis se generaliza. Mesa tras mesa sólo hay vacío, salvo aquellos puntos en donde quienes mantienen la actividad son clientes asiduos, quizá uno o dos turistas.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), al menos 900 personas, principalmente meseros y de cocina, conforman la plantilla laboral que depende del turismo en el Centro Histórico.

El personal está distribuido en 15 establecimientos de comida, bares y cafés; algunos de éstos en amenaza con cerrar de manera indefinida.

Quienes se mantienen laborando lo hacen con sueldos raquíticos que van de los 1 mil 200 pesos semanales con un recorte de actividades del 50 por ciento para poder sostener la plantilla.

Cuando en el 2006, el restaurante en el que trabajaba cerró debido al desplome económico y daños, Ángel nunca se imaginó que 10 años más tarde, la situación de crisis amenazaría nuevamente su empleo.

Aunque el hombre se considera afortunado, porque dentro de los establecimientos ubicados en el primer cuadro de la ciudad es uno de los menos afectados, el sentimiento de angustia e incertidumbre vuelve a rondar.

Su jornada de trabajo no ha sido reducida como tampoco su sueldo; sin embargo, el desplome de sus ingresos netos por la falta de propinas lo han llevado a modificar sus gastos o como se dice coloquialmente, a “apretarse el cinturón”.

Ángel Castellanos rebasa los 50 años de edad, es padre de familia y de su trabajo dependen los estudios de sus hijas, una que cursa la secundaria y otra la universidad.

“Somos prestadores de servicios en una rama a veces un poco olvidada, porque somos los que contribuimos diariamente con nuestro servicio, atendiendo al turista y ante esta situación somos de los más afectados”, comentó.

Es mesero desde hace 18 años. Durante ese lapso ha sobrevivido a dos grandes crisis de empleo: la del 2006 y diez años más tarde, la de 2016, la actual ocasionada por el plantón de maestros.

En aquella ocasión -relata- trabajaba en el bar La Bola, era una franquicia del estado de Morelos que resultó con afectaciones serias económicamente, por las constantes agresiones de quienes mantenían el control de las oficinas radiofónicas ubicadas en Nezahualcóyotl.

La noticia del cierre de su fuente de empleo le cayó como balde de agua. La situación económica iba en detrimento. “En ese entonces decidió que lo mejor era salir de Oaxaca.

Actualmente las afectaciones ocasionadas han reducido un 50 por ciento aproximadamente la plantilla laboral así como las horas de trabajo.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.