Demandan atención de instancias judiciales por grupo delincuencial

Habitantes del ejido Emiliano Zapata demanda atención de instancias judiciales federales estatales, por  grupo organizado presuntamente dedicada al robo

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Habitantes del ejido Emiliano Zapata, en la región del Istmo de Tehuantepec, acusaron de indolente al delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Oaxaca, luego que existen diversas denuncias penales sobre un grupo de vecinos dedicados a la delincuencia organizada y otros delitos, sin que hasta el momento tengan respuestas al caso.

Los afectados señalaron que este grupo de hombres, plenamente identificados, se dedican a la delincuencia organizada, “ordeñan” ductos de Pemex y comercializan el combustible robado en sus propias casas, venden droga y roban ganado.

“En la localidad todos los conocen pero hay miedo de denunciar, a una sola familia le han robado hasta 27 ejemplares en los últimos 3 años”, precisó el portavoz de las personas denunciantes.

Señaló que los han abandonado cada vez más  y llamó a la Fiscalía General del Estado pues el Nuevo Sistema de Justicia Penal desapareció la agencia del Ministerio Público de María Lombardo, reubicándola en Matías Romero, a tres horas del poblado, donde esta instancia de justicia les ha solicitado dinero a las personas afectadas para supuestamente avanzar con los trámites, sin embargo los avances son nulos, de ahí dijo, la desconfianza en el sistema de justicia.

Las personas denunciantes indicaron que Juan Escobar, miembro vitalicio del grupo delictivo y habitante del ejido Emiliano Zapata, durante años ha prodigado de atenciones especiales como comidas, bebidas y convivios a los comandantes policiales que llegan a la zona.

“Hay comandantes plenamente identificados que brindan protección, lo único que hace falta es interés por parte de la autoridad estatal, federal y municipal para terminar con esta cadena de delitos”.

Refirieron que en cada hecho buscan la atención de la policía, pero siempre reciben respuestas nulas.

“El ganado lo roban de los terrenos de los propietarios, en 2015 uno de los propietarios robados interpuso cinco denuncias, de las cuales ninguna ha prosperado”.

Insistió que la lista de evidencias es larga y su club de delincuencia está muy bien organizado. Una de las cabecillas de la familia dedicada al hampa, explicó, tiene un terreno de aproximadamente 20 hectáreas, en donde tiene docenas de tambos con la gasolina robada; ahí mismo llegan las pipas que trasladan el combustible a los puntos de venta en localidades cercanas, por lo cual los delitos que cometen están a la vista, concluyó.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.