Murat elegirá a secretarios sin consenso de Congreso

Jaime Guerrero

OAXACA, OAX. A propósito de la conmemoración del aniversario 206 de la Independencia de México, literal, la Sexagésima Segunda Legislatura reformó la Constitución del estado, la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo y el Legislativo para darle al gobernador electo, Alejandro Murat Hinojosa, la libertad de nombrar y dejar firmes a sus secretarios de despacho, que entrarán en funciones el próximo primero de diciembre, para que ya no sean ratificados por el Congreso del estado.

Este jueves, sin mayores discusiones, la Sexagésima Segunda Legislatura, rompió esos candados que estableció en su gobierno, Gabino Cué Monteagudo, apoyados desde la Sexagésima Primera Legislatura.

Nuevamente, un bloque de diputados liderados por el dirigente y coordinador de los diputados del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, impulsaron esas modificaciones para eliminar que el Congreso del Estado ratifique a los secretarios de Despacho.

A su llegada en el 2010 Cué Monteagudo pidió a la Sexagésima Primera Legislatura establecer en el artículo 59, fracción 34 de la Constitución del estado, que era facultad del Congreso del estado, ratificar los nombramientos de los secretarios de Despacho que el Ejecutivo hiciere.

Sin embargo, para el próximo sexenio ya no será así. Esas fracciones constitucionales fueron derogadas para que los secretarios de Murat Hinojosa no sean ratificados por el Congreso y no le generen episodios de desgaste y confrontación política con el Poder Legislativo.

El presidente de la Mesa Directiva, Adolfo Toledo Infanzón, refirió que en la reforma a la Ley de Orgánica del Poder Ejecutivo, se estableció que el nombramiento de los secretarios de Despacho los realizará el gobernador del Estado libremente como una facultad discrecional,  pudiendo en consecuencia removerlos o cambiarlos cuando lo estime necesario.

Toledo Infanzón, destacó que se deja firme que para ser secretario de despacho, deben de contar con cédula profesional, título o equivalente, o experiencia probada en actividades laborales, profesionales o académicas en el ramo para el cual sea propuesto.

También no haber sido condenado por delitos intencionales, patrimoniales y no estar inhabilitado para desempeñar un empleo, cargo o comisión; tener un modo honesto de vivir y aprobar la evaluación de control de confianza establecida en la ley de la materia.

“El Congreso ya no va a ratificar a los servidores públicos, sin embargo se siguen considerando los requisitos con los que se debe contar, lo que tiene que ver con un perfil profesional y el cumplimiento de una buena trayectoria”, argumentó.

Se establece en el artículo 22 que los nombramientos de los Secretarios de Despacho, llevados a cabo por el Gobernador del Estado, deberán ser remitidos inmediatamente al Congreso del Estado, solo para su conocimiento.

Sin embargo, el Poder Legislativo se establece en el artículo 77 que la Legislatura se erigirá en Colegio Electoral solo cuando se trate de nombrar gobernador sustituto o interino en los casos que determina la Constitución y para ratificar los nombramientos de los Magistrados del Tribunal Superior de Justicia, de nombrar al Oficial Mayor, Contralor y al Tesorero del Congreso.

En la exposición de motivos, se justificó que la exigencia de la ratificación, revela un exceso de formalidades que no resultan necesarias, por cuanto que la Constitución Federal, no  establece que las designaciones  de los Secretarios de Despacho, que hagan los gobernadores de los Estados deban ser ratificados por las Cámaras de Diputados respectivas.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.