Pobreza se instala en hogares oaxaqueños

Ilustración/Foto: Jorge Luis Plata

417 mil oaxaqueños sin seguridad de alimentación: Coneval

Citlalli López

OAXACA, OAX.- El viento resopla con furia, alborota los caminos polvosos, una ráfaga hace flotar ligera la cortina que cubre la intimidad del hogar. Al interior, un niño de cinco años juega sobre el esqueleto de un colchón que pese a estar reducido a guiñapos sigue siendo una cama.

Los resortes pelados se encogen y estiran con los brincoteos del pequeño. La hora en el reloj indica que el niño debería estar en la escuela, pero él no asiste. Con el hambre instalada permanentemente sobre la mesa, la educación salió huyendo por la puerta. Dejó de ser una prioridad.

El pequeño parece no afligirse. Sus ojos de un negro profundo enarcados con unas tenues cejas se clavan en el montón de basura que amenaza su casa. Sigue brincando con divertida sonrisa y en silencio.

Será hasta el próximo año cuando entre a la primaria, se apresura a contestar Cecilia, su madre con el rostro sonrojado.

La familia vive en la colonia Bicentenario desde hace cuatro años, cuando la necesidad la llevó a establecerse de manera irregular en un trozo de terreno circundando el tiradero de basura ubicado en Zaachila, municipio conurbado a la capital.

La casa está construida sobre un firme de cemento con polines encajados como castillos y retazos de láminas oxidadas como paredes y techo. El hogar no son más que tres fragmentos dispersos en un tablero como en un rompecabezas sin armar: un cuarto, un baño y una pieza que sirve como tiendita.

A no más de 10 metros el gigante de basura supura fetidez. Exhala un aire turbio, embrollado en la repulsión de una nube de moscones y buitres volando sobre las toneladas de desechos.

Cecilia tiene cuatro hijos, el más grande ya no va a la escuela, otro va a la secundaria y el otro a la primaria. El dinero no alcanza. Apenas le adviritieron que si el lunes no llegan con los uniformes no los van a dejar entrar a la escuela.

Cecilia se para frente al lavadero, además de la basura que flanquea la casa en todo el patio hay costales atiborrados de botes de plástico y aluminio que la familia rescata en la pepena, agazapados como felinos sobre la rebuscada basura.

“Nosotros ya, pues ahora sí que de ahí, nos estamos manteniendo. Ahora sí que cualquier cosita, cualquier pues …. pues ahora sí que luego tiran lo que es fruta que viene bueno, pues sacamos para nuestros hijos. Luego tiran lo que es maíz, lo que todavía viene bueno, lo que es maseca y lo sacamos porque a nosotros nos sirve para comer”, comentó Cecilia.

Entre 2012 y 2014 la cifra de personas en pobreza en Oaxaca creció 9.4 por ciento de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social Coneval, en dos años se sumaron 228 mil 200 oaxaqueños a situación de pobreza.

De acuerdo con las estadísticas mostradas,  en el agregado Evolución de la Pobreza y Pobreza Extrema Nacional y en Entidades Federativas 2010, 2012 y 2014 de esta instancia, las mismas cifras de Coneval establecen que en 39 municipios del estado uno de cada dos habitantes no tiene garantizada la alimentación cotidiana.

En cuatro años, de 2010 a 2014, en promedio 285 oaxaqueñas y oaxaqueños al día se sumaron a las estadísticas de personas que no tienen garantizada su alimentación, en ese lapso poco más de 417 mil oaxaqoaxaqueños se sumaron a las filas de las que no tienen asegurado el alimento diario.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.