ZEE aumenta conflictividad social en el Istmo: ONG

Citlalli López

OAXACA, Oax. El establecimiento de las Zonas Económicas Especiales aumentará la conflictividad social por dinámica de despojo de tierra y territorio en el Istmo de Tehuantepec, alertó la organización Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDesc).

Elena Villafuerte, integrante del área de Justicia Transnacional de ProDesc, dijo que no hay indicadores que señalen la posibilidad de conjugar de manera armónica el establecimiento de empresas y la aprobación de las comunidades.

En Oaxaca, hay un largo historial de conflictos por la adquisición de tierras para proyectos federales y del sector privado. Las tensiones gobierno-población han sido particularmente agudas.

Si las empresas quieren llegar a estos territorios en un ambiente tan amigable en términos económicos que les ofrecen las Zonas Económicas Especiales, dijo, lo que se esperaría es que se respete el desarrollo de las comunidades en enmarcado principalmente en una posibilidad de que las localidades sean tratadas con respeto a sus derechos humanos y determinación sobre sus territorios”, indicó.

“Observamos un aumento de la conflictividad social. En la consulta de Juchitán el Estado mexicano no está aplicando los más altos estándares, en este caso el derecho a la consulta, pero tampoco respeta el derecho a la libre determinación de pueblos indígenas que están en el Istmo de Tehuantepec, eso va a generar una situación de conflictividad derivada de dinámicas de despojo de tierras y que tendrá un impacto en la situación de riesgo que tengas las personas defensoras a nivel local”, señaló.

Las Zonas Económicas Especiales fueron establecidas en estados con gran biodiversidad y recursos forestales, por lo que los proyectos pueden crear conflictos por la tenencia de la tierra con las culturas locales y la conservación de los ecosistemas.

De acuerdo al Atlas Global de Justicia Ambiental, el país se encuentra entre los que presentan mayor lucha social en contra de megaproyectos y en defensa de la naturaleza.

Villafuerte apuntó que ni las empresas asentadas actualmente en el Istmo de Tehuantepec ni las autoridades responsables de respetar, garantizar y proteger los derechos humanos han cumplido con sus obligaciones hasta el momento, situación que dijo, es un mal antecedente que habla del daño a las comunidades.

Lo anterior, asentó, no significa que abrir una zona económica especial para la generación de empresas sea negativo, siempre y cuando están garanticen los respetos de los derechos humanos, en el sentido de la consulta a la población, en el aspecto ambiental, para mitigar efectos respetando usos y costumbres, sus zonas tradicionales y religiosas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.