Familias pobres pagan siete veces más por el agua

Citlalli López

OAXACA, Oax. Las familias que habitan en las colonias asentadas en los cinturones de pobreza de la capital del estado, pagan hasta siete veces más que las colonias del centro por el acceso al agua.

A falta de red de agua potable, en estos puntos el abasto del vital líquido está sujeto a la compra de pipas de agua cada 15 días.

Para muestra un botón. En el paraje La Cortina, de la agencia Trinidad de Viguera, ubicada a sólo 20 minutos del centro de la capital, las familias destinan 550 pesos mensuales a la compra de agua. Los negocios de venta de agua tienen en esta zona su mercado permanente de consumo.

Lo anterior contrasta con los pagos bimestrales que se realizan en las viviendas que cuentan con la red pública. El pago bimestral en promedio llega a fluctuar entre los 150 y a los 200 pesos.

El 29 de septiembre del 2011 el Senado de la República elevó a rango constitucional el derecho al agua. El objetivo de la reforma realizada al artículo cuarto de la Carta Magna buscaba impulsar políticas públicas y compromisos presupuestales para el cuidado del vital líquido.

Según datos del Senado de la República 10 mil millones de mexicanos, alrededor del 10 por ciento de la población del país no tiene acceso al recurso natura. En México, las diferencias de disponibilidad de agua son muy grandes.

Las zonas centro y norte de México, en su mayor parte, son áridas o semiáridas: los estados norteños, por ejemplo, apenas reciben 25 por ciento del agua de lluvia.

En el caso de las entidades del sureste, como son: Chiapas, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Veracruz y Tabasco, es lo contrario, éstas reciben casi la mitad del agua de lluvia y en el sur también llueve mucho, no obstante, sus habitantes tienen menor acceso al líquido, pues no cuentan con los servicios básicos como el agua entubada en la vivienda, señala el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La disponibilidad de agua es otro rubro de preocupación, ya que ésta se ha reducido a una séptima parte de lo que contaba hace poco menos de un siglo.

La cifras del Inegi establecen que en Oaxaca 281 mil 251 de las casas de los oaxaqueños no tienen agua entubada, uno de cada tres oaxaqueños no tiene agua entubada, es decir el 30.23 por ciento; 264 mil 922 viviendas no cuentan con drenaje, esto representa el 28.60 por ciento y uno de cada 20 no cuentan con sanitarios.

La disminución -de acuerdo con el Inegi- se ha dado de la siguiente forma: 31 mil metros cúbicos (m3) en 1910; 18 mil m3 para 1950; 10 mil m3 en 1970; 4 mil 573 m3 en 2005; y 4 mil 230 m3 en 2010.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.