Habilitan salas de cómputo con basura electrónica

Ilustración

Citlalli López

OAXACA, Oax. El crecimiento de la tecnología ha construido un mundo en donde todo es electrónico, incluso la basura. ¿Basura electrónica? Te preguntarás ¿¡cómo es posible eso!?

Cuando hablamos de este tipo de basura no nos referimos a una cáscara de plátano que se maneja a control remoto o una lata de atún vacía con luz y música, sino a aquella que se genera cuando desechamos nuestros aparatos electrónicos tales como celulares, computadoras o televisores.

Aunque estos objetos generalmente suelen tener como último destino el tiradero, en manos de Proyecto Min tienen una segunda vida útil en escuelas o centros de cómputo comunitarios en localidades con alto índice de pobreza y marginación.

Luis García Méndez, integrante de Proyecto Min explica que la idea de habilitar un centro de acopio nació como parte de una doble necesidad: evitar el daño al medio ambiente alargando la vida útil de equipos de cómputo, así como acercar estas herramientas tecnológicas a la población.

Cada año, según cálculos realizados por la Universidad Nacional Autónoma de México, cada habitante, incluso siendo infante, produce entre siete y nueve kilogramos de basura electrónica la cual está llena de componentes tóxicos que son capaces de contaminar agua, tierra y aire con consecuencias negativas de salud al ser humano.

“Esta clase de basura es muy dañina para los recursos naturales y para los humanos, por desgracia en Oaxaca no tenemos la cultura para saber como deshacernos de ella”, comentó.

Se estima que en los próximos tres años habrá crecimiento de la basura electrónica de 35 por ciento, el peso de todo ello será equivalente al de las pirámides de Egipto.

En el centro de acopio de basura electrónica, ubicado en Santa María Atzompa labora Luis, parte de su trabajo es revisar los equipos que llegan al lugar para seleccionar las piezas que de manera conjunta puedan dar otra vez vida a computadoras, monitores y  televisores.

Por ahora los integrantes de Proyecto Min laboran en la conformación de un aula de medios para Santa Catarina Minas, Ocotlán y otra para Chilchotla, en apoyo al grupo Soy o fui Conafe.

Generalmente la basura electrónica contiene elementos como cadmio, un metal pesado que puede provocar cáncer, debilidad en los huesos, daño al hígado y riñones, daño al sistema inmunológico, diarrea y hasta desorden psicológico.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.