Citlalli López

OAXACA, Oax. Ocupan  el 40 por ciento de las áreas directivas, están involucradas en todos los procesos, toman decisiones, supervisan y construyen. Son mujeres de madera, el engranaje fuerte de un proceso forestal exitoso llamado Empresa Pueblos Mancomunados.

Sobre la carretera Oaxaca-Istmo en la localidad de San Mateo Macuilxóchitl, San Jerónimo Tlacochahuaya, región de los Valles Centrales, se ubica la empresa conformada por la Industria Forestal de Pueblos Mancomunados y la Industrializadora Los Bosques, que constituye un proyecto surgido hace más de 40 años con visión del aprovechamiento forestal comunitario.

Además de la producción anual de 14 mil muebles de madera certificada y de reunir los esfuerzos de siete localidades de la Sierra Juárez, Pueblos Mancomunados posee una característica especial: el desempeño de mujeres en áreas directivas y de supervisión dentro del proceso de transformación de la madera en la cadena de aprovechamiento forestal.

Israel Santiago García, director general y fundador de la empresa, explica que en sus inicios -en los años 70- el trabajo era desempeñado exclusivamente por los hombres ya que implicaba cortar árboles, rodarlos, cargarlos en los camiones y llevarlos al aserradero, sin embargo, la demanda de empleo de las mujeres llevó a explorar nuevas formas de aprovechamiento forestal y otros procesos que derivaron en el nacimiento de la fábrica de muebles.

Laura Gabriela Venegas Ramírez, es una de ellas. A sus 27 años ocupa la gerencia de la Industria Forestal Pueblos Mancomunados que engloba la fábrica de muebles. De su labor dependen toda la logística de producción y venta en un mercado cada vez más exigente.

“Tenemos en la fábrica mayor participación de mujeres. nuestra supervisora  de Habilitado, es mujer, la de Pulido es mujer, nos hemos dado cuenta que la responsabilidad, los procesos y acabados han requerido de la mano de mujeres y nos han dado resultados”, expresó.

TIP1

Desde las siete horas, la fábrica despierta al trabajo diario. En el aserradero máquinas y hombres trabajan al compás de un ruido ensordecedor que levanta ventiscas de aserrín. El golpe de las maderas sobre cada una de las máquinas cortadoras y pulidoras marca la jornada.

En el lugar labora Adriana Martínez Pérez quien se desempeña como supervisora del control de la producción en el aserradero. Su trabajo consiste en contabilizar los millares de tablas y la calidad de éstas.

Del otro lado, dentro de una nave metálica otro grupo transforma la madera en muebles los cuales se expenden bajo el nombre de TIP Muebles.

Ahí el proceso inicia en el área de habilitado la cual alimenta las demás áreas. Ahí se hacen molduras para machimbrado de tableros y maquinado de sillas y otros muebles.

En el área de maquinado de las sillas se desarrollan los procesos de contorno y silueteado. Otra área es la de armado de muebles, en ésta predominan las mujeres. Más adelante está la zona de barniz y finalmente la de herraje y tapizado.

Los pueblos mancomunados

La empresa Pueblos Mancomunados está integrada por las localidades que conforman esta zona de la región de la Sierra Juárez como es Santa María Yavesía, Santa Catarina Lachatao, San Miguel Amatlán, Latuvi, Benito Juárez, Cuajimoloyas, Llano Grande y La Nevería; todas conforman el núcleo agrario de características únicas y reconocido a través de decreto nacional desde el 20 de octubre de 1961.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.