Paola Flores

OAXACA, Oax. Ángel Boligán Corbo, el caricaturista hace humor del amor en su nuevo libro El amor y otras mentiras, “mi trabajo explota el humor en cada situación de la vida”, dice.

Traiciones, la globalización y el reflejo de “nosotros mismos”, como una sutil propuesta es lo que el caricaturista busca representar en los 124 dibujos que conforman su libro.

Boligán define el amor como un tema noble, pero rudo y por ello lo ha elegido como objeto de estudio “desde el ángulo cotidiano, donde muchos se identifican”.

El amor y otras mentiras, está armando cuidadosamente -describe- iniciando con dibujos que abordan la soledad del hombre y la mujer ante el amor, para continuar con el encuentro y desencuentro de la pareja, después el amor maduro y el amor antes de la muerte.

En una pequeña reseña que es parte del contenido editorial Silvio Rodríguez, el trovador cubano califica la obra de Ángel Corbo como “una advertencia de lo que continúa” y añade: “lo fascinante es que cada punto de vista es honesto, Boligán dibuja el amor y otras mentiras porque puede ver de más de una manera”.

¿Periodistas o artistas?

“¿Qué somos, artistas o periodistas?”, se pregunta el cartonista y explica que en esta profesión algunos tienen una preparación literaria o política y dibujan, otros como él, tienen una preparación más gráfica, pero al trabajar en la prensa hacen “criticas periodísticas”.

El dos veces ganador del Premio Nacional de Periodismo, (en 2008 y 2013) revela sentirse mexicano, pese a haber vivido 25 años en Cuba, “haber vivido dos décadas y media ahí fue un reto, aprendí a crear conciencia tocando temas que estaban prohibidos, que eran tabús”, relata.

El colaborador del Universal, cuenta que su desafío es no usar letras en los cartones pues así la interpretación de éstos se amplifica y rebasa las fronteras del lenguaje. “Así lo que dibujo puede ser entendido en todo el mundo, la caricatura no tiene vigencia ni fronteras si uno es honesto con lo que expresa”.

Ángel Boligán considera que el amor es un tema universal en el que todas las personas se involucran y que ha ido adaptándose a la globalización y la era tecnológica sin perder la raíz de su problemática ni la esencia de su belleza.

“Toda mi vida he estado enamorado de la caricatura, este libro es una propuesta no una sentencia, sí es una visión fuerte sobre el amor, pero yo soy un cronista gráfico de la época que me ha tocado vivir”, confesó el caricaturista considerado por sus colegas como el mejor del mundo en su reciente visita a Oaxaca.

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.