Basurero en Zaachila/Ilustración /Foto: Jorge Luis Plata
Citlalli López

OAXACA, Oax. La fuga de lixiviados del tiradero municipal de Oaxaca y sus municipios conurbados podría representar un grave peligro tóxico.

El delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Nereo García García, señaló que durante una inspección realizada en la zona se encontró que los lixiviados, es decir los líquidos generados por la basura, formaron de 7 kilómetros y podrían contener sustancias cancerígenas.

El pasado jueves, personal técnico de la Profepa destinado de la Ciudad de México estuvo en la zona para tomar muestras, con la finalidad de acreditar si el lixiviado contiene el mismo material con el que fue sancionado el municipio en años anteriores o es algún tipo de lixiviado que no tiene metales pesados.

Explicó que los metales pesados son muy peligrosos para la salud humana sobre todo porque en la filtración de suelos llegan a los mantos freáticos y éstos son los que contaminan el agua que la ciudadanía consume.

Las muestras tomadas se enviaron a la Ciudad de México para su posterior análisis y resultados.

El basurero de Oaxaca tiene un procedimiento que se resolvió en tribunales en el 2016. En éste la Profepa impuso una multa por 2 millones 200 mil pesos por los daños ambientales, misma que hasta el momento no ha sido cubierta.

García García agregó que más allá del incumplimiento del pago, la preocupación principal es que no se ha realizado la remediación del daño que ocasiona el basurero.

Documentalmente dijo, la Profepa no tiene nada que compruebe que se hayan hecho los trabajos de remediación.

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.