Citlalli López

OAXACA, Oax. Las calles construidas en un perfecto trazo colonial, desaparecieron bajo cientos de estructuras metálicas cubiertas con lonas, mesas, paraguas, sillas, manteados al piso en donde se expenden alimentos, zapatos, bisutería, ropa, juguetes, artesanías y todo tipo de artículos.

En este apoderamiento de las calles, el sindicato Libertad parece haber tomado ventaja sobre las demás organizaciones. Su territorio fue marcado por letreros en los puestos informales que han devorado las banquetas en las calles circundantes al Zócalo y la Alameda.

En la primera calle de Flores Magón, el hormigueo habitual mantiene secuestradas las banquetas. Tres cuartas partes de éstas son utilizadas por las mercancías de puestos que proliferaron en los últimos dos años; la parte restante está obstruida por las cubetas con cemento que sostienen paraguas gigantes, protección contra los rayos del sol.

Caminar sobre la acera se vuelve imposible. Los peatones avanzan como equilibristas sobre un camino reducido a medio metro. Las personas menos precavidas bajan al arroyo vehicular esquivando carros y carretillas de vendedores de frutas, bebidas y semillas.  Ahí van, avanzando a un paso apresurado, para no ser víctimas de un accidente.

“El municipio debe atender esto. Es una problemática caminar por aquí. Los peatones tienen que bajarnos de la banqueta exponiéndonos al tránsito vehicular. Se debe atender esto y darles una ubicación a los vendedores, creo que se lo merecen, porque están trabajando pero obstruyen el paso”, comenta Luis Enrique Ruiz, habitante de la capital.

La memoria del hombre lo remonta unos años atrás. En aquella imagen se plasma un Centro Histórico con calles transitables.

El espacio público se fue saturando de manera paulatina, en algunas veces casi imperceptible y en otras de manera descarada. Tan sólo en la calle de Flores Magón, en un lapso de dos años el comercio creció en más de un 400 por ciento.

En la actualidad, los puestos colocados llevan al frente un letrero en donde aseguran estar afiliados al sindicato Libertad, organización que es escisión de la Confederación Nacional de la Productividad (CNP), que había estado dedicada únicamente al ramo del sector transportista, sin embargo viendo lo redituable que resulta poder afiliar al comercio informal dieron un giro a sus actividades.

En un nuevo giro, el sindicato Libertad -de acuerdo con los comerciantes agremiados- se fue extendiendo hacia el sector del comercio informal a través de alianzas con los dirigentes como Carmela Luján, viuda del extinto líder Roberto Mendoza; así como con Giovanni Rojas Méndez, secretario general de la Coordinadora de Organizaciones Sociales A.C. con representación en Oaxaca.

En el diminuto puesto, un hombre oferta ralladores de verduras. Su espacio de venta no es mayor a un metro de largo, no tiene sombrilla que lo cubra del sol. Al lado de éste, otras dos personas venden sobre un manteado colocado en el piso.

Los tres señalan estar afiliados al sindicato Libertad porque la líder “así lo dispuso”. Un día llegó con la lona para colocar al frente del puesto y marcar territorio.

Cada uno de esto comerciantes debe tributar una cuota de manera periódica, la cual va destinada a los bolsillos de los dirigentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.