Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Este 2017 la delegación de las Chinas Oaxaqueñas cumple 60 años desde su conformación, por este motivo realizarán el próximo sábado 8 de julio una celebración católica para continuar con una tradicional y colorida calenda oaxaqueña que recorrerá parte del Centro Histórico.

Olaf Altamirano Márquez, uno de los herederos de este legado, recuerda que todo inició cuando la fundadora Genoveva Medina, en 1957 se sumó a un festejo nacional con la presentación de cuatro jóvenes ataviadas con un peculiar traje que era característico y representaba a la mujer tradicional de los Valles Centrales de Oaxaca.

“Comenzaba a perderse el uso de la falda tradicional y las cuatro representantes revivieron la costumbre de la mujer vallista, convirtiéndose desde ese momento en un ícono de esta región”.

A partir de ese año las cuatro mujeres fueron invitadas a participar en la Guelaguetza, eran ellas las anfitrionas que daban paso como hasta ahora al resto de la celebración. Todo nació en el barrio de la china, un barrio de artesanos y alfareros de lo que al paso de las décadas se convirtió en el centro de esta capital.

Altamirano Márquez indicó que la devoción de estas mujeres y el arraigo a su fe, les hizo cobrar más fama, pues era notoria su presencia en todas las celebraciones católicas de Oaxaca; luego vinieron las invitaciones a eventos políticos e incluso eran invitadas a otros estados de la República.

El grupo de las chinas oaxaqueñas fue creciendo, cada vez más personas interesadas en sumarse, pues primero era solo la familia de doña Genoveva Medina, luego las hijas de las comadres y las amistades, hoy son decenas de familias involucradas en este grupo y su legado cultural.

La celebración de estos 60 años se enmarcará dentro de las fiestas de julio, mes de la Guelaguetza, sin embargo los representantes del grupo se encuentran a la espera de la invitación oficial para ser parte de la Guelaguetza.

Están más que listos, los ensayos comenzaron meses atrás, pero falta la invitación oficial, incluso Olaf Altamirano señaló que están en pláticas con la Secretaría de Cultura para la posible realización de un homenaje a la recién extinta Silvia Márquez, quien falleció el pasado mes de mayo y fue la heredera directa del legado de doña Genoveva Medina.

El promotor subrayó en la invitación a las personas oaxaqueñas a sumarse a esta fiesta de seis décadas, que se sientan parte del grupo que representa a los hombres y mujeres vallistas, gente común que trabaja para vivir, la mujer que se esfuerza y sufre, pero que también tiene corazón para la fiesta que enarbola sus raíces, costumbres y tradiciones.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.