Explosión en la refinería de Salina Cruz, Oaxaca/Foto: Cuartoscuro
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. En la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, urgieron al titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano Alamán, para que realice las evaluaciones de restauración de los ecosistemas, recursos naturales, bienes y servicios ambientales perjudicados tras la conflagración en la refinería Antonio Dovalí Jaime, el 16 de junio pasado en el municipio de Salina Cruz.

Y al titular de la Procuraduría Federal de Protección (Profepa), Guillermo Haro Belchez, para que realice las indagatorias a fin de deslindar las responsabilidades por la posible comisión de delitos ambientales derivados de la conflagración en la paraestatal.

Por lo pronto, la diputada federal, Karina Barón Ortiz, urgió la Dirección Ejecutiva de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente para que informe de los resultados relativos a la verificación e investigaciones del daño ambiental ocasionados por la conflagración en la refinería Antonio Dovalí Jaime.

En tanto, al gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, para que en el ámbito de su competencia y en coordinación con la Semarnat, realice el diseño y operación de instrumentos económicos para la protección, restauración y conservación del medio ambiente a fin de paliar las consecuencias derivadas de la conflagración en la refinería de la paraestatal.

En días pasados, Salina Cruz, sufrió graves consecuencias ambientales derivadas del derrame de hidrocarburos e incendio que se registró en la refinería, sin que haya reparación inmediata por los daños y de los cuales se ha perjudicado a cientos de personas en sus actividades económicas, en su salud e integridad física así como el impacto al medio ambiente.

La primera contingencia, consecuencia de las intensas precipitaciones de la tormenta tropical “Calvin”, se dio el 13 de junio pasado cuando el arrastre por inundación y rebosamiento de un volumen no determinado de hidrocarburos de la refinería fueron vertidos directamente al mar, las consecuencias de ese derrame aún no se pueden calcular con certeza, pero el impacto ambiental resulta evidente y alarmante.

El 14 de junio se registró la segunda contingencia, cuando un grave incendio en la refinería de PEMEX se originó tras el derrame de hidrocarburos en la casa de bombas del complejo de la refinería por lo que tuvo que desalojarse a más de ochocientas personas con un saldo de nueve heridos.

Se estima que más de 500 mil barriles de crudo se quemaron para verter en el aire densas nubes de humo tóxico que pudieron desencadenar una tragedia mayor.

Barón Ortiz, refirió que durante el incendio se producen dos tipos de impactos ambientales, entre ellos la contaminación del aire debido a la combustión incontrolada.

Por lo pronto, en el Congreso de la Unión, ya exigen el informe sobre el impacto ambiental causado por la conflagración en la refinería Antonio Dovalí Jaime y reforzar las acciones correspondientes a fin de mitigar los daños provocados.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.