Peces muertos en presa / Foto: NVI
Citlalli López

OAXACA, Oax. El primer estudio realizado a la represa de contención de San Felipe Tejalápam conocida como el Burro, en donde la mañana de este lunes apareció muerta una tonelada de peces, descartó la presencia de metales pesados.

El delegado de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Nereo García García indicó que derivado del recorrido realizado con la autoridad municipal el pasado lunes, determinaron que uno de los primeros indicios fue la falta de oxigenación en la laguna.

Hablar de un ecocidio en este momento -dijo- es una especulación. Esta situación de peces muertos se nos ha presentado -sostuvo- en otros lugares y al final de cuentas ha sido la falta de oxigenación, indicó.

Explicó que en los últimos años se ha tenido poca actividad pluvial lo que ocasiona el descenso de las presas o represas. Al disminuir el nivel del agua el oxígeno se reduce y es acaparado principalmente por las especies endémicas del lugar, ocasionando que las introducidas como es el caso de la mojarra tenga que buscar en las orillas la forma de subsistir.

“Ahí se forman bloques por lo cual el pez no puede subir a tomar aire adecuadamente. Se van entonces a las orillas de la laguna a tomar un poco de oxígeno, sin embargo se vuelve insuficiente para la cantidad de peces”, declaró.

La presa El Burro es uno de los tres bordes de tierra que se construyeron en la comunidad para la captación de agua con el objetivo de retener el líquido y permitir infiltración al subsuelo. Las otras dos instaladas en el lugar, se llaman: El Negro y Tapanala, además edificaron alrededor de una decena de ollas de captación de agua.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.