Disponible en México ‘El rastro’ de Forrest Gander

*La espléndida traducción de Pura López Colomé ofrece la esencia que el autor quiso transmitir

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. El rastro, una de las obras icónicas de Forres Gander, un autor de culto para muchos lectores que gustan del género de búsqueda, ya se encuentra en las mesas de novedades de las librerías de México, en una versión en español de 220 páginas.

En la trama, “Dale”, profesor de Literatura en alguna universidad de los Estados Unidos, rastrea las huellas de “Ambrose Bierce”, personaje sobre el cual se encuentra escribiendo un libro, cuyos últimos pasos, al parecer y de acuerdo con fuentes dignas de todo crédito, fueron dados en México durante la época de la Revolución.

Con sus más de 70 años a cuestas y atraído por el conflicto social mexicano y sus íconos, el legendario Pancho Villa, entre ellos, el escritor estadounidense decidió atravesar el Río Bravo para insertarse en parajes yermos y naturalmente inhóspitos, en los que todo indica que perdió la vida.

Por esas mismas tierras transitan un siglo después “Dale” y “Hoa”, su pareja, ceramista de profesión, buscando reencontrarse tras lo ocurrido a su hijo “Declan”, quien los embargó de dolor, culpa y resentimiento. De Marfa o Langtry, en Texas, a Ojinaga, Sierra Mojada, Icamole o La Esmeralda, en el norte de México, viajan y viajan.

Recorren incontables distancias, asediados por el calor y fastidiados por las innumerables horas a bordo del coche, y juntos viajan atravesando esa geografía tan desértica como sus almas. Viajan en su monótona y seca vegetación, en el asombroso espectáculo de luces que les ofrece el cielo nocturno y en su minúscula y curiosa fauna.

También viajan en los rayos de Sol que taladran sus cráneos, en la soledad de sus noches y en la desesperación que enfrentan al sentirse perdidos y sin rumbo claro, a través de esos páramos desolados; en medio de todo ello, ambos terminan por reconocer lo que son y lo que los une: Piel, cabellos, fluidos, palabras, sueños, dolores, amor y odio.

Como si al tocar fondo los dos al mismo tiempo se volvieran aún más inseparables. Con esta emocionante novela, Forrest Gander se afirma como un gran escritor, capaz de tocar las fibras sensibles de quien toma la aventura de adentrarse en su escritura. La espléndida traducción de Pura López Colomé ofrece la esencia que el autor quiso transmitir.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.