Rocío Flores

OAXACA, Oax. San Pablo Macuiltianguis es un bosque en medio de  montañas y las nubes, está ubicado en la Sierra Juárez de Oaxaca, a más de 2 mil metros de altura sobre el nivel del mar, huele a poleo y a laurel. La  humedad de su tierra contrasta con la calidez de su gente, quienes tienen claro que el respeto hacia la naturaleza es vital.

Ubicada en el distrito  de Ixtlán, esta comunidad de la Sierra Juárez posee 9 mil 704 hectáreas para el cuidado y preservación.

Bajo estrictas reglas y normas técnicas que les dicta la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y con el acompañamiento de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) Macuiltianguis ha desarrollado distintas actividades para el aprovechamiento racional de su bosque y ha logrado construir un programa de ecoturismo, ambas acciones con un impacto cultural.

Por estas prácticas el municipio recibió el pasado 15 de junio, un certificado internacional 2017 por el manejo sustentable del bosque parte del Consejo de Manejo Forestal (FSC, por las siglas en inglés Forest Stewardship Council) y la Rainforest Alliance, ambas organizaciones que trabajan en la protección y el aprovechamiento sostenible de las zonas forestales y ecosistemas.

“Somos muy cuidadosos en el uso y aprovechamiento, en este caso del pino, contamos con leyes que nos dicen qué hacer pero sobre todo estamos conscientes del cuidado a la diversidad” dijo el presidente del Comisariado de Bienes Comunales, Luis Gandhi Bautista Cruz.

La tala clandestina parece ajena en esta comunidad, cada árbol que se corta, incluso la leña que ocupan para consumo personal, está registrado en sus remisiones forestales, es decir, en un documento en el que se especifica cuántos metros cúbicos de alguna especie de madera van a ser usadas, cuál es el destino de la madera y quién lo compra, lo que da la pauta para evitar prácticas ilegales.

La visión de conservar la flora y la fauna es una prioridad para esta población de no más de 500 personas; el jaguar, el puma y el venado, además de aves como el faisán y una variedad de palomas son algunas de las especies que están también bajo su resguardo y “para el beneficio de todos”, según apuntó en presidente municipal de esa comunidad serrana, Genaro Ernesto García Ruiz.

La silvicultura o el cuidado de los bosques representa aproximadamente el 70 por ciento de la actividad económica, 20 por ciento más la agricultura, y el 10 por ciento restante la ganadería y el comercio.

“Somos  un pueblo forestal” dice Luis Gandhi.

La idea de conservación de la naturaleza, es para ellos, una herencia ancestral; a diferencia de las comunidades en donde existe la propiedad privada, y que facilita la explotación, la superficie de Macuiltianguis es propiedad comunal.

El impacto cultural

Los ingresos por el cuidado y aprovechamiento del bosque están destinados a las actividades de deporte, cultura, baile, música y el rescate de la lengua materna. Hace aproximadamente 10 años la lengua zapoteca que define a esa comunidad, estuvo en riesgo de desaparecer, por lo que muchos actores, maestras, amas de casa, ancianas, ancianos compartieron con sus saberes con lingüistas y se unieron en el rescate de su lengua, que en palabras de la maestra  Raquel Eugenio Cruz Manzano, es lo que define su cosmovisión y el amor por la madre tierra.

Construyeron un alfabeto en su lengua en el 2008, implementaron actividades lúdicas y otras tareas de investigación, que con el tiempo, gracias al trabajo de nueve años,  dieron origen a un libro que fue presentando este lunes en el centro ecoturístico de la comunidad .

Ecoturismo

El programa de ecoturismo de Macuiltianguis es integral, además de las cabañas para el descanso, ofrece una serie de actividades deportivas y para compartir el conocimiento a través de recorridos donde se muestran las plantas endémicas y pinturas rupestres de la zona.

Además las personas visitantes pueden realizar caminatas  al pueblo,  aprender un poco de zapoteco, o disfrutar de las calles o del mercado  de la población.

Sin ninguna intención científica, más que el cuidado de los boques, Macuiltianguis junto con otras comunidades de la Sierra como La Trinidad Ixtlán y Santiago Xiacuí, Santa María Zoogochi, Santiago Teotlaxco y San Juan Yagila, todas pertenecientes al Ixtlán de Juárez, contribuyen con la captura de carbono a atenuar el impacto de los gases de efecto invernadero y con ello mitigar el deterioro ambiental.

San Pablo Macuiltianguis está a 120 kilómetros de la ciudad de Oaxaca en la carretera 175 con dirección a San Juan Bautista Tuxtepec, ubicada a más de 2 mil metros de altura sobre el nivel del mar.

CÓMO LLEGAR

En auto particular

De la ciudad de Oaxaca, en auto puede tomar la Carretera Federal 175 Oaxaca-Tuxtepec y en el kilómetro 116 del paradero “Puerta del Sol”, hallará un entronque, con una vía de terracería de cinco kilómetros.

Transporte comunal

Oaxaca-Macuiltianguis

Salidas: lunes, martes, miércoles, viernes y domingos a las 17:00 hrs.

Terminal: Nuño del Mercado 303, Centro, Oaxaca.

Macuiltianguis-Oaxaca

Salidas: lunes, martes, miércoles, viernes y domingo a las 7:00 hrs.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.