Citlalli López

OAXACA, Oax. Integrantes de del Foro Ecológico Juchiteco urgieron la intervención de las autoridades ambientales como la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, la Semarnat y Profepa, así como de la Secretaría General de Gobierno para canalizar los recursos económicos y humanos y hacer las gestiones necesarias ante la federación para que se cuente con los medios que permitan evitar las graves consecuencias ambientales de quienes viven y dependen de los recursos naturales en el Istmo de Tehuantepec.

Lo anterior, luego de la contingencia sufrida dentro de la refinería “Antonio Dovalí Jaime”, establecida en Salina Cruz.

Gonzalo Gustillos, integrante del foro indicó que lo ocurrido el pasado miércoles, se suma a una larga lista de negativos ambientales ocurridos a consecuencia de la refinería.

“Hidrocarburos y todos los químicos que hay dentro de la refinería se van al mar, será mucha la contaminación que genere esto”, declaró.

Los efectos nocivos a lo largo de los 37 años que ha dejado en la región desde que se instaló la refinería Antonio Dovalí Jaime en Salina Cruz, Oaxaca -dijo- son la contaminación de ríos, lagunas y el Golfo de Tehuantepec, así como daños a la salud humana y animal, crecimiento poblacional desordenado y el encarecimiento de la vida.

Las afectaciones -agregó- se extienden además a la pequeña localidad de Salina del Marqués, donde se prohibió la pesca desde hace 18 años en la zona de carga de los buques petroleros en bahía La Ventosa por la reducción de moluscos y en Boca del Río en donde -dijo- los maizales se queman, los frutales no crecen y los animales mueren.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.