Citlalli López

OAXACA, Oax. Alteraciones en los nutrientes de los suelos y aguas superficiales, así como afectaciones a la salud son parte de las consecuencias que podrían afectar la vida económica y social de Salina Cruz y algunos municipios cercanos por explosión registrada en la refinería Antonio Dovalí Jaime.

Ulises Reynosa Guerrero de Tecóatl Asesoría Ambiental y Soluciones Alternativas SA de CV, indicó que los impactos ambientales de un evento como el ocurrido el pasado 14 de junio en Salina Cruz, ocurre en sus distintas fases como son la explosión de la nube de gas, incendio del tanque de hidrocarburos y en el control del incendio.

La explosión de la nube de gas -expuso- genera una onda expansiva que desplaza las emisiones de la refinería más allá de sus límites normales.

La combustión de los hidrocarburos líquidos, hace que se levante una gruesa nube de humo oscuro formada de hollín (carbono pulverizado), alquitrán y cenizas (material inorgánico pulverizado no quemado).

Las partículas son las que oscurecen la nube y su contenido usualmente es 20 a 400 veces mayor que el contenido de partículas de la combustión controlada de un hidrocarburo.

Otros elementos son los carbonillos tales como aldehídos y cetonas en niveles que generalmente revisten riesgos de salud, sin embargo, entre los hidrocarburos presentes en las partículas, se encuentran los hidrocarburos poli-aromáticos, muchos de los cuales se consideran tóxicos para el ser humano y para el ambiente.

Por su parte, el Foro Ecológico Juchiteco abundó que la lluvia ácida es otro fenómeno contaminante a consecuencia de este incidente.

La quema constante del petróleo contenido en el depósito arrojó óxido de nitrógeno, dióxido de azufre y trióxido de azufre, gases que son producto de la quema incompleta del combustible, que al entrar en contacto con el agua de lluvia pueden generar compuestos ácidos que caen al suelo.

Las consecuencias son afectaciones a la flora y fauna locales. La acidificación de ríos y esteros provocaría la disminución de las poblaciones de la fauna más sensible como los camarones y moluscos.

Por otro lado, la acidificación del suelo puede provocar la pérdida de cosechas y la disminución de manchones forestales de vegetación nativa.

En ambos casos, la afectación a los ríos y esteros, así como a las tierras, impacta en la economía de numerosas familias que dependen de la pesca y la agricultura.

Esto además de considerar las afectaciones a la piel, vías respiratorias y la salud en general al entrar en contacto directo con la lluvia ácida.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.