Feminicidios reanudan debate por violencia machista en Argentina

Notimex

BUENOS AIRES. El debate sobre la creciente violencia machista en Argentina se reanudó luego de una serie de feminicidios en los que los asesinos incrementaron la saña de sus crímenes y ante la impunidad que otorga el poder Judicial.

El sábado, un hombre entró a la casa de María Emma Córdoba y Ana Laura González, dos estudiantes de medicina de la Universidad Nacional de La Plata, las amenazó, las ató, las violó, las apuñaló e intentó quemarlas vivas.

Córdoba murió y González sobrevivió y logró identificar al asesino como Osvaldo Báez, un vecino de 23 años que después de atacarlas se regresó a su casa como si nada hubiera pasado, pero ahí mismo fue detenido.

Otro caso que conmociono a los argentinos es el de Victoria Aguirre, una joven de 24 años que está detenida en la provincia de Misiones y puede ser condenada a prisión perpetua ya que la acusan de no haber impedido que su pareja matara a la bebé de ella.

El asesinato ocurrió hace dos años, cuando Rolando Lovera, un chofer de colectivo con el que vivió menos de un mes, mató a golpes a la hija de Aguirre, pero pese a que la joven es la víctima por los maltratos que recibía y le mataron a su hija, la convirtieron en victimaria.

La semana pasada, en una localidad de la provincia de Buenos Aires mataron a Ayelén Roldán, una joven de 19 años que estaba embarazada de seis meses y cuyo cuerpo fue encontrado en la casa en donde trabajaba de niñera.

El crimen provocó tal indignación que cientos de vecinos quemaron autos y apedrearon la comisaría en demanda de justicia, ya que en lugar de investigar el asesinato se estaban centrando en la vida privada de la víctima.

Otra joven embarazada de seis meses, Dalma Barreto, de 17 años, fue asesinada de un tiro en Santiago del Estero después de salir de su casa durante la madrugada, ya que había recibido un mensaje de su novio.

En la provincia de Córdoba se cometieron de manera consecutiva los feminicidios de María Eugenia Cadamuro, cuyo cuerpo fue encontrado en un descampado; Olga Inés Moyano, quien fue descuartizada y tirada en un contenedor, y el de Claudia Muñoz, asesinada de 37 puñaladas.

Las organizaciones feministas también han denunciado el caso de Marisela Pozo Pizl, una mujer de 27 años que en marzo de 2016 en medio de un brote sicótico, salió de su casa en Laferrere, corrió descalza, llegó a un kiosco y rompió un vidrio.

El dueño del local y un vecino comenzaron a golpearla, la torturaron durante varias horas y la ataron a un poste de luz, por lo que Pozo Pizl murió pocos días después pero sus atacantes fueron condenados a un año de prisión en suspenso, es decir que están libres.

Los crímenes encienden la alarma en el país en el que nació el movimiento “Ni una menos” en contra de todas las formas de violencia machista y que se traduce, aquí, en el asesinato de una mujer por lo menos cada 30 horas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.