Ilustración: Internet

Notimex

CIUDAD DE MÉXICO. Las cirugías de mínima invasión realizadas por robots son el futuro de las intervenciones quirúrgicas, por las ventajas que ofrecen en los procedimientos y los costos de recuperación, afirmó el doctor José Manuel Mier Odriozola, especialista en cirugía torácica.

“En unos años y no estoy hablando de cien, yo creo que en unos 10 o 15 años, lo van a operar solo (al paciente), porque va a haber software más sofisticado donde tú le vas a cargar las coordenadas quirúrgicas al robot y éste solo va a poder desempeñar la cirugía”.

El pasado 28 de julio, el especialista realizó las primeras dos cirugías de tórax utilizando el robot Da Vinci, para extirpar un cáncer de pulmón en los pacientes. Esta tecnología se usa en el mundo desde hace siete u ocho años, pero en México es la primera vez que se emplea en esta área médica.

El robot Da Vinci ofrece muchas ventajas tanto para el enfermo, que reduce el riesgo de complicaciones, como para el cirujano que tiene mayor precisión en sus procedimientos.

El robot consta de cuatro brazos mecánicos que se colocan encima del enfermo, uno de ellos tiene una cámara conectada a la consola de operación, en los otros tres se pone el instrumental quirúrgico, que se introduce a la persona a través de tres o cuatro incisiones de entre ocho y 12 milímetros.

Con el uso de esta tecnología la recuperación de los pacientes disminuye de manera considerable, pues en promedio, un enfermo operado con sistemas regulares requiere de entre siete y diez días de hospitalización y terapia intensiva, además de transfusiones sanguíneas y gran cantidad de analgésicos y antibióticos.

El procedimiento de ambas cirugías duró aproximadamente tres horas, tiempo similar a las intervenciones tradicionales. Sin embargo, Mier Odriozola considera que con el perfeccionamiento de la técnica la duración será menor.

“Ahora estamos empezando con el robot y son nuestros primeros casos, está siendo un poco más tardado, pero seguramente en unos meses vamos a durar lo mismo que con otra técnica, incluso menos”, manifestó.

El cirujano afirmó que en su campo de acción se podrá implementar el robot Da Vinci para extirpar todos los tumores del tórax, en el pulmón, esófago, tráquea y tiroides, además se podrán operar costillas, diafragma y todos los órganos del interior del tórax.

 

En todo el país hay 10 robots Da Vinci: dos en Monterrey, uno en Guadalajara y siete en la Ciudad de México y zona metropolitana: en los hospitales Central Militar, 20 de noviembre, Manuel Gea González, Ángeles Pedregal y Lomas, así como en el ABC y el Regional de alta especialidad de Zumpango.

Para certificarse y usar esta tecnología los cirujanos tienen que ser especialistas en un área médica, y expertos en cirugía de mínima invasión.

Luego tiene que capacitarse al menos cinco meses para aprender a usar el robot; inician con simuladores, tal como los pilotos aviadores, después deben de pasar una semana de entrenamiento con doctores que ya manejan la técnica y comenzar a entrenar con cerdos y cadáveres.

Un robot de este tipo cuesta 2.5 millones de dólares, no obstante, el médico considera que las instituciones públicas y privadas deben de invertir en la tecnología y capacitación de personal por las bondades que ofrece.

Actualmente una cirugía con este robot, cuesta en un hospital privado de alta especialidad alrededor de 200 mil pesos, incluyendo todos los servicios médicos, pero en los hospitales públicos se hace un estudio socioeconómico y los pacientes pagan de acuerdo con sus posibilidades.

“La mayoría de la gente no sabe que estos servicios existen, a veces los ven en la tele y creen que sólo están en Estados Unidos o Europa y no, se tienen que enterar que hay disponibles los servicios en el país y que México está a la altura de muchos de los grandes países del mundo”, anotó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.