Afectaciones en mercado de Juchitán / Foto: Cortesía
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. El empresario, Alfredo Harp Helú anunció que para respaldar las acciones de reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos, a través del fideicomiso de Citibanamex, se destinará más de 80 millones de pesos para atender a Oaxaca y a Chiapas, el cual a través de aportaciones, ascendería a 120 millones de pesos para la mejora de la infraestructura de mercados, reactivación de la economía local, así como la reconstrucción de viviendas.

En Palacio de Gobierno, Alfredo Harp Helú dio a conocer el programa de apoyo inmediato que la fundación con su nombre implementará en las comunidades oaxaqueñas que fueron afectadas por el sismo del pasado 7 de diciembre.

Ante el gobernador, Alejandro Murat Hinojosa agradeció el apoyo de todos los mexicanos que, a través de la campaña 1×1 de Citibanamex, unieron sus fuerzas para levantar, en un principio, a los municipios afectados de las regiones del Istmo de Tehuantepec, la sierra Mixe, la Mixteca, Chiapas, y posteriormente a Puebla, Morelos y la Ciudad de México.

En compañía de su esposa, María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la Fundación Alfredo Harp Helú, detalló que el fondo logrado con la aportación de miles de mexicanos, se aplicará en infraestructura de mercados dañados o demolidos por el sismo con el deseo de reactivar la economía de las regiones; la construcción de viviendas autosustentables para los damnificados y la restauración o reconstrucción de viviendas o inmuebles que sufrieron daños reparables.

Además, la Fundación Harp Helú, por su parte, destinará recursos a la restauración de monumentos históricos en coordinación con la Secretaría de Cultura de México.

Así mismo, cuenta con una estrategia inmediata para apoyar a diversos proyectos productivos, como la dotación de materias primas a los artesanos, así como de adquisición de piezas para fortalecer la economía de las zonas afectadas.

La Fundación Alfredo Harp Helú cuenta con un programa para la vivienda en zonas afectadas que atiende al uso de materiales y con un absoluto respeto hacia la tipología tradicional. Para ello es importante involucrar a los damnificados y que se haga una autoconstrucción en base a sus necesidades y a las formas constructivas tradicionales.

En el Istmo, el sismo provocó que la mayoría de los hornos tradicionales de barro se rompieran. La Fundación ha realizado un censo de los afectados y un registro de los alfareros de la región para que inmediatamente puedan producir estos hornos que son la base de la economía de muchas familias.

Quien también se sumó a estas acciones fue el Consejo Coordinador Empresarial, a través del ex presidente de la Coparmex Oaxaca, Benjamín Hernández Gutiérrez refrendando su compromiso para trabajar en la reconstrucción de Oaxaca a través del Fideicomiso Fuerza México que tiene como objetivo agrupar y canalizar el apoyo de particulares y empresas hacia el esfuerzo de las comunidades dañadas de los estados.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.