Patricia Briseño

OAXACA, Oax. Michell Altamirano Pacheco, activista pro derechos humanos de las personas transgénero y transexuales, asumió ayer el cargo de consejera electoral en la región de la Costa.

Entre las tareas que la nueva funcionaria del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO) está la preparación, desarrollo y vigilancia de las elecciones para la renovación de los integrantes del Congreso local, el 1 de julio del 2018.

“La primer encomienda es realizar los preparativos para la elección en el caso de las diputaciones locales, además de instalar a los consejos municipales en la jurisdicción electoral de San Pedro Pochutla”, explicó.

Michell aplicó para postularse como titular de ese consejo, pero por unas décimas menos ocupará una de las cuatro vacantes como consejera electoral propietaria en el consejo del distrito 25, con sede en Pochutla.

En la sesión pública de instalación y en presencia de representantes de los partidos políticos acreditados, en el arranque oficial de  las actividades del proceso electoral 2018, la nueva consejera dijo “el cargo lo asumo con orgullo y procuraré mi mejor desempeño a favor de la ciudadanía oaxaqueña”.

“Desempeñaré mi trabajo en forma imparcial, apegado a la Constitución y a las leyes electorales en la materia”, sostuvo.

Altamirano Pacheco es optimista por naturaleza e invita a todos y todas a involucrarse en las tareas públicas, que requieren compromiso ciudadano.

Con firmeza, en diferentes momentos del día y en distintas circunstancias de su vida asume su responsabilidad. Lo asume como plan de vida, desde los 18 años cuando decidió partir de su natal Santa María Huatulco al estado de Jalisco, donde residió casi diez años.

En entrevista para Oro Noticias, la activista y presidenta de la organización Huatulco Diverso, resumió su infancia en la costa de Oaxaca, las discusiones familiares, los episodios de discriminación, su partida a Puerto Vallarta,  su reconocimiento como mujer, las dificultades para conseguir un trabajo convencional, el sinuoso camino por la transformación de su cuerpo de hombre a mujer, así como la tramitación administrativa con su nueva identidad.

El repaso de su historia no asoma tristeza en Michell, pues hoy  se escucha una mujer empoderada, segura, además conserva un rostro radiante y cuerpo bien proporcionado.

“Al regresar a Huatulco después de una década de ausencia llego con el ánimo de trabajar por el reconocimiento y respeto por la identidad de género, contribuir por impulsar políticas afirmativas y de inclusión”, subrayó.

En su activismo ella coordina campañas sobre discriminación y vulneración de derechos, no sólo de las personas de la comunidad LGBTTIQ, sino en lo general.

“Esta semana Huatulco Diverso realizó una breve encuesta para conocer que tanta información tiene la población abierta sobre el tema Sida; esto es parte de mi activismo cotidiano”, concluyó.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.