El magistrado Alfredo Lagunas Rivera en el Tribunal Superior de Justicia/Foto: tomada de @nssoaxaca
Jaime Guerrero

OAXACA, Oax. Frente a la reforma constitucional que se cocina en la 63 Legislatura, para desaparecer el Consejo de la Judicatura y en medio de las presuntas millonarias irregularidades que dejó, Alfredo Lagunas Rivera presentó un ofició al Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca (TSJE), en el que notifica que culmina su licencia al cargo y con ello, busca retornar a la Presidencia del Poder Judicial del Estado, el cual es tutelado actualmente por Raúl Bolaños Cacho Guzmán.

El polémico magistrado con licencia, acudió a la sede del Tribunal, ubicada en el complejo gubernamental de Ciudad Judicial, ubicado en el municipio de Reyes Mantecón.

Laguna Rivera fue arropado por los magistrados Ana Mireya Santos López, así como Camerino Patricio Dolores Sierra, Luis Enrique Cordero Aguilar y Tito Ramírez González, ex integrantes del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO), entre otros colaboradores que él nombró en su periodo, además de magistrados que fueron designados a sugerencia del exgobernador Gabino Cué Monteagudo.

Por lo pronto, magistrados y personal cercano a él, revelaron que la pretensión de Laguna Rivera, por retornar al Tribunal, obedece a la reforma constitucional que alista el Congreso del estado, para desaparecer el Consejo de la Judicatura, del cual forma parte él y sus allegados, de concretarse, quedarían sin empleo y salarios. La iniciativa aun no ha sido presentada por ningún legislador ante el pleno, aun analizan la propuesta impulsada por el PRI.

Fue el pasado 13 de marzo del 2017, cuando se realizarán dos sesiones del pleno del Tribunal, la primera donde Lagunas Rivera solicitó licencia indefinida en el puesto y se anunció su adscripción al Consejo de Judicatura como representante del Poder Judicial.

En la segunda se dio a conocer la solicitud de Bolaños Cacho de reincorporación a la magistratura activa y posteriormente fue la sesión de elección presidida por el magistrado de cargo.

La ley orgánica del Poder Judicial señala que cuando un magistrado pide un periodo indefinido de licencia, se nombrará un magistrado interino, que es la calidad con la entró Bolaños Cacho Guzmán para cubrir ese mandato de 2017 a 2019.

De acuerdo a las auditorias que le realizaron a Lagunas Rivera, el magistrado con licencia, dejó una deuda con proveedores de 86 millones 354 mil pesos, de acuerdo con el informe 2017.

Además, se habrían desviaron recursos del Fondo de Administración de Justicia, el cual está conformado por la recepción, control y devolución de las garantías judiciales, como el dinero depositado por reparación del daño y pensión alimenticia, entre otras.

En el resultado de las auditorías a la gestión de Lagunas Rivera se detectaron contrataciones de personal que fueron llevadas a cabo de manera irregular, así como desvío de recursos y deficiencias administrativas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.