Patricia Briseño

OAXACA, Oax,. Unas mil 500 personas de origen centroamericano, en su mayoría de Honduras, llegó hoy a Ciudad Ixtepec, en el Istmo, como parte del recorrido del Viacrucis Migrante 2018 que tendrá como destino final la frontera norte de México.

Un día antes, el grupo migrante estuvo en el municipio de San Pedro Tapanatepec donde comieron, descansaron y bañaron en el rio Novillero, luego de varias horas de camino desde Arriaga, en el vecino estado de Chiapas.

De acuerdo con el integrante de Pueblo Sin Fronteras Rodrigo y activista, Rodrigo Abeja, la movilización tiene el propósito de visibilizar la violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador, además de exigir alto a la represión y libertad al libre tránsito en las fronteras.

Detalló que el grupo está conformado por personas de todas las edades, incluyendo bebés y adultos mayores, quienes dejaron su país a causa de la pobreza y violencia de crimen organizado.

“Sí, esto es un éxodo de familias migrantes sin documentos, que atravesará México hasta la frontera con Estados Unidos, país al que le pedirán asilo”, informó.

El grupo migrante prevé llegar a la Ciudad de México donde buscarán entrevistarse con los legisladores federales para pedirles gestionen el incremento del presupuesto a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), que se encarga de atender los casos de los migrantes que piden asilo.

El también participante en la caminata reconoció que  el recorrido se desarrolla en  condiciones difíciles debido al numeroso grupo de personas además de que dependen del apoyo de chóferes, organizaciones civiles, comunidades y personas quienes les  donan comida, ropa, agua o el viaje (aventón) a la siguiente parada en su ruta.

“Durante la caminata algunos tráileres se ofrecen a llevar a algunos, al ver que personas vulnerables participan en la columna”,dijo

Una vez en Ciudad Ixtepec, los participantes se desistieron de subir al ferrocarril de carga –conocido como La Bestia—debido al riesgo que representa para menores, mujeres y ancianos.

 “Esa fue la idea original (subir al tren), pero quedó descartada por la mayoría”, comentó Abeja.

El Viacrucis Migrante 2018 que lleva por nombre  “Tomos somos americanos de nacimiento” contabiliza más de 500 mujeres y niños. La Cruz Roja Mexicana asisten a las madres al entregarles suero, leche en polvo, agua y pañales.

A su paso por los municipios zapotecos del Istmo, la caravana migrante no tuvo contratiempos con personal del Instituto Nacional de Migración ni Policía Federal establecida en los puesto de revisión.

El grupo migrante avanzará por diferentes municipios oaxaqueños, pasarán a Puebla, posteriormente arribarán al centro del país, donde algunos no descartan pedir asesoría legal para quienes deseen pedir protección internacional en México.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.