Refinería de Salina Cruz, en el Istmo de Tehuantepec/Foto: Jorge Luis Plata

*Ayer martes se realizaron pruebas en su caldera generadora de vapor

Patricia Briseño

OAXACA, Oax. La refinería de Pemex, Antonio Dovalí Jaime, en el municipio de Salina Cruz, realizó ayer martes las pruebas de operación de la caldera generadora de vapor CB-5, proceso que provocó la liberación controlada de vapores de agua a la atmósfera en la región del Istmo de Tehuantepec.

«La liberación de los vapores generó ruidos fuertes al ser vapores de alta presión, sin riesgos a la población», informó la empresa en un comunicado.

Los técnicos de Petróleos Mexicanos estuvieron al frente de las maniobras en la caldera además de las áreas auxiliares de Bomberos y Protección Civil de la empresa, y como coadyuvantes sus similares del municipio porteño de Salina Cruz.

A través de perifoneo y medios de comunicación regional se informó a los salinacrucenses “no alarmarse”, pues aseguró “esta acción se realiza y supervisa bajo los estrictos estándares de seguridad”.

Actualmente, la refinería “Antonio Dovalí” opera en un 70 por ciento de su capacidad como parte del proceso de reanudar las actividades, luego de distintos incidentes derivados a consecuencias de los eventos meteorológicos y sísmicos del año pasado.

De acuerdo con fuentes de Pemex, actualmente la planta se encuentra operando con un proceso de unos 150 mil de barriles diarios de crudo, que atienden la demanda nacional.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.