MVS

LONDRES.- La artista del performance, Marina Abramovic, se encuentra en la preparación de su siguiente pieza para ser presentada en 2020. Se trata de electrocutarse bajo un millón de voltios y finalizará apagando una vela señalándola con el dedo.

Esta actuación se llevará a cabo en la Royal Academy of Arts de Londres, lugar que será visitado por primera vez por la mujer serbia.

Será la compañía Factum Arte quien pondrá a su disposición la máquina que, en este caso, será la protagonista principal junto a Marian. Para lograr el performance se utilizan técnicas Kirlian datadas del siglo XIX, la cual era usada para la creación de fotografías impresas.

Por su parte, Adam Lowe, ingeniero que participa en le proyecto, comentó que «si se carga correctamente, la corriente de electricidad que sale de los dedos prenderá una vela a un metro de distancia».

La de Abramovic será la primera vez que la Royal Academy of Arts organice una exposición centrada solo en una mujer en sus 250 años de existencia. Por eso, la artista está dispuesta a correr el riesgo de esta performance. Aparte de electrocutarse, también está preparando una mesa con lágrimas de vidrio y una fuente de cristal con la forma de su cuerpo que emanará sangre por sus ojos, nariz, pechos y boca.

Lowe ha remarcado que no están siendo imprudentes ni arrogantes con la tecnología y que Marina ha hecho cosas mucho más peligrosas. En Rhythm 10 pasaba rápidamente un cuchillo entre sus dedos extendidos cortándose hasta diez veces, en Rhythm 0 dejó que un miembro de la audiencia la apuntara con una pistola cargada y en Rhythm 5 casi se asfixió entre las llamas.

Una de las actuaciones más recordadas de la serbia data de 2010, cuando se sentó inmóvil durante 736 horas en el MoMA de Nueva York. Frente a la artista habría otra silla en la que todo aquel que quisiera podía sentarse y mostrarse ante ella. Uno de los que se enfrentó a la Abramovic fue Ulay, un artista alemán con quien la serbia tuvo una relación amorosa y laboral durante gran parte de su vida, y a quien no veía desde hacía 23 años. El reencuentro quedó grabado en el documental La artista está presente que se estrenó en 2013.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.