Ilustración

Transcurrió un mes, la familia ha aportado datos sólidos para la búsqueda, nada sucede y temen por su vida

Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. Hasta la primera semana de abril 2017, el Departamento de Personas No Localizadas de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, recibió la denuncia de 85 mujeres desaparecidas, de las cuales afirma la misma fuente, 75 han sido localizadas, manteniéndose en el estatus de desaparecidas un total de 10.

Guadalupe Hernández Santos de 34 años tiene un mes sin ser localizada, lo último que su familia supo el 18 de marzo es que abordaría una suburban con destino a Nochixtlán, una semana después su madre Adriana Lilia, recibió mensajes de un número desconocido con lada de Tijuana, donde el emisor se presentó como su hija, le dijo que estaba bien, pero la denunciante no reconoce esa escritura y formas de expresión como las de Guadalupe; alguien tiene a su hija o alguien le hizo algo a su hija, insiste angustiadamente, al solicitar ayuda para recuperarla.

Ninguna madre podría cruzarse de brazos al perder un hijo dice la señora Adriana, con un dolor evidente que le corta la voz; Lupita ha cumplido un mes de desaparecida, lamentablemente señala, el trabajo del agente investigador está parado, cuando la madre lo busca responde que espere, que su trabajo está en curso, pero el avance es nulo al momento.

Desde los primeros días relata la madre, inició su recorrido por dependencias, ha visitado conocidos, el trabajo de su hija, y buscado directamente a quien para ella podría tener un papel decisivo con la desaparición, un maestro que trabaja en Nochixtlán, quien niega haber hablado con su hija previo a la desaparición, cuando la sábana de llamadas requerida a telcel establece que fueron 6 las ultimas llamadas recibidas al número de Guadalupe, mismas que corresponden al número del maestro.

El caso de Guadalupe vulnera a cualquiera con hijos menores, pues ella no dejaría a sus cinco hijos refiere su madre. La señora Adriana reconoce abiertamente que teme por su vida, pues ella se comunicaba todos los días, eran muy cercanas y nunca comentó nada sobre huir de su hogar.

Los mensaje enviados a su madre y al padre de sus hijos, una semana después de la desaparición, supuestamente enviados por Guadalupe, aseguran que ella está bien, le pide incluso al padre de sus hijos que no la molesté más pues él le habría pedido que se fuera a trabajar, le dice también que no podrá comunicarse más pues está en Tijuana próxima a cruzar la frontera por un pollero, sin embargo ninguno de estos datos aportados por la familia han sido tomados en cuenta concluye, por el agente investigador y ha transcurrido ya un mes; el niño mayor de 16 años ya no tiene uñas y la menor fue reportada en su escuela, en depresión.

Cualquier dato sobre este caso servirá finalizó la madre de Guadalupe Hernández, su número celular: 9512270388

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.