Patricia Briseño

OAXACA, Oax., El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca ( DDHPO) Arturo Peimbert Calvo denunció  la existencia de un corredor “altamente peligroso”, en la frontera de los estados de Oaxaca y Veracruz, al norte de la entidad, en la región de la Cuenca del Papalopan. 

“Es una ruta “de facto” regida por bandas presuntamente vinculadas con la delincuencia organizada”, sostuvo.

“En la región nuestros paisanos oaxaqueños y vecinos veracruzanos están sometidos a vivir en un estado de excepción: esa es la realidad”

Precisó que el corredor “de la violencia” atraviesa por la carretera federal 175—Ciudad Alemán, Veracruz a Puerto Ángel, Oaxaca—-y puntos aledaños con la carretera Las Tinajas a Ciudad Alemán, vía que comunica a la región del Istmo de Tehuantepec en la frontera con Chiapas. Un corredor que comunica al norte con el sur del país”.

Acatlán de Pérez Figueroa , San Miguel Soyaltepec, Tierra Blanca, Ciudad Alemán, Tres Valles, San Juan Bautista Tuxtepec, Loma Bonita, Juan Rodríguez Clara, María Lombardo, son algunas de las localidades que mencionó Peimbert como parte de ese corredor delincuencial en la región del Papalopan.

Incluso recordó la desaparición de cinco jóvenes en el municipio de  Tierra Blanca, ocurrido en enero de 2016, en los límites de Oaxaca y Veracruz; los chicos fueron detenidos y entregados por Policías Estatales al crimen organizado.

Por lo que coincidió con Graciela Zavaleta del  Comité de Derechos Humanos “Mathama Gandhi”, la única en su tipo en la región cuenqueña, quien en la víspera declaró que la desaparición de los jóvenes tlaxcaltecas no es la única en la zona.

En este tema, el ombudsman reprobó que a casi un mes de la desaparición de seis jóvenes- cinco de Tlaxcala y uno de Oaxaca—la Fiscalía General de Justicia de Oaxaca pretenda deslindarse de lo ocurrido en la región de la Cuenca argumentando que “los hechos ocurrieron en Veracruz”.

“Con esta postura indirecta o directamente deslinda de cualquier responsabilidad a la autoridad y policías municipal de San Miguel Soyaltepec, donde estuvieron presos los chicos”.

En entrevista telefónica, Peimbert sostuvo que el órgano defensor al inicio de la presente semana pasada abrió un cuaderno de antecedentes y emitió la medida cautelar dirigida a la Secretaría de Seguridad Pública y Agencia Estatal de Investigaciones para la búsqueda de los jóvenes incluso, “antes del 24 de abril, cuando se hallaron los dos vehículos quemados a orilla de una carretera federal Temascal-La Granja, en el  municipio de San Miguel Soyaltepec”, que días después se confirmó corresponden a los que traían al grupo de jóvenes en su desplazamiento por la región. 

Dijo que de manera simultanea, a través de oficio- pidió al presidente municipal de San Miguel Soyaltepec, Julián Margarito Pedro le informar al órgano acerca de los hechos que involucran a la Policía Municipal.

Sin embargo, aseguró, ninguna instancia estatal ni municipal respondió a la Defensoría.

Por otra parte reconoció que hace un año y medio la oficina de la DDHPO en la Cuenca del Papaloapan cerró sus puertas oficialmente debido a las amenazas de muerte que recibió el visitador en turno, por parte de presuntos grupos delincuenciales.

Dijo que la violencia desatada y el recrudecimiento de sus prácticas infames a las víctimas, hicieron que muchas familias, organizaciones o miembros de la sociedad civil cuenqueña se replegaran ante el inminente riesgo que ser defensor de las libertades fundamentales.

“Tampoco hay abogados o defensores interesados en ocupar la vacante debido a las amenazas de muerte, hostigamiento, difamación, criminalización, ataques físicos, allanamientos y asesinatos cometidos en el Papaloapan”.

Además de que está comprobada la colusión entre las policías municipales con los delincuentes, finalizó.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.