Marcha de familiares de Edward en la capital/Foto: Jorge Luis Plata/Archivo.
Patricia Briseño

OAXACA, Oax. El joven matrimonio conformado por Huseim y Daniela expresó su preocupación, porque las protestas y amagos del sector médico consigan incidir en los impartidores de justicia y dejen en la impunidad la presunta negligencia médica, ocurrida en noviembre del año pasado cuando falleció su hijo Edward Luna Trujillo.

Originarios de San Francisco Telixtlahuaca, municipio conurbado de la ciudad de Oaxaca, subrayaron, “no porque nos ven humildes y sin recursos van a querer presionar. No es contra todo el sector médico; estamos pidiendo que se revise el actuar de quien tuvo en sus manos la vida de nuestro hijo”.

A lo anterior se suma una andanada de cuestionamientos y amenazas anónimas hacia la pareja. En redes sociales y la prensa local las criticas elevaron el tono tras la manifestación  organizada por los colegas del imputado, Luis Alberto, acusado de la muerte del menor.

“Y a ellos (los padres) porque no los demandan por no cuidar bien a su hijo; si desde el principio lo hubieran cuidado no se habría fracturado el brazo, ¿quién incurre en la primer negligencia?”.

“¿Y la responsabilidad de los padres?” “¿Y por qué no piden cárcel para los papás que no supieron cuidar a su hijo?” “¿Qué fácil es criticar el trabajo de un médico, difícil entender el ciclo dela vida?”.

Incluso, a través de grupos de chats, se ha convocado a la comunidad médica a “grabarse” los rostros de los quejosos y negarles el servicio.

Los afectados reiteraron que no están en contra de los profesionales de la salud, pero “si el ortopedista es inocente lo deberá de probar a través de sus abogados”.

El abogado de los familiares de la víctima mencionó  que las carpetas de investigación cuentan con las testimoniales, documentos e imágenes  que en su momento revisaron dos jueces; uno obsequió la orden de detención, y el segundo lo vinculó a proceso.

Subrayó que está pendiente por ejercerse la orden de aprehensión en contra de la anestesióloga que suministró el medicamento al niño de tres años, quien actualmente se encuentra prófuga de la justicia aunque amparada por un juez federal.

El pasado 2 de abril, la Fiscalía ejecutó la orden de aprehensión librada por el juez de Control de Valles Centrales, dentro de la causa penal 88/2018, en contra de uno de los probables responsables de la comisión del delito de homicidio con la agravante de responsabilidad médica, en agravio del menor Edward Luna Trujillo.

Un día después, a petición de la representación social, se logró vincular a proceso al imputado, el juez de Control le impuso prisión preventiva oficiosa y otorgó cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria.

En su momento, la Comisión Estatal de Arbitraje Médico de Oaxaca (CEAMO) se pronunció en contra de la criminalización del acto médico, tras sostener que el organismo impulsa -siempre- la conciliación.

Según fuentes del organismo, los padres del menor acudieron a esa organismo donde expusieron rechazaron la vía conciliatoria, pues optaron por la vía jurídica.

“Nosotros éramos una familia, pero nos desgraciaron la vida, se llevaron una parte de nosotros, nuestro único hijo murió por un procedimiento mal aplicado, el dolor es inmenso”, mencionó Daniela, madre del chico.

En su momento, la Fiscalía aseguró que se ha protegido en todo momento el derecho de defensa del imputado, por lo que solo éste y su defensa conocen detalladamente los datos que forman parte de la investigación y, por ende, son quienes están en condiciones, en el escenario procesal, de contradecir con argumentos y pruebas la imputación que se ha hecho.

Rechazó que “se criminalice a la profesión médica; su deber es investigar para esclarecer un hecho determinado atribuido a la conducta de dos médicos en particular (ortopedista y anestesióloga ), sin prejuzgar sobre su actuar profesional previo o posterior al evento que se les imputa”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.