Patricia Briseño

OAXACA, Oax. La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) exhortó a la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) atender la investigación de seis jóvenes desaparecidos, cinco de Tlaxcala y uno de Oaxaca, y no caer en la estigmatización al pretender vincularlos con la trata de personas.

Al cumplirse hoy viernes un mes de la desaparición del grupo, el ombudsman oaxaqueño, Arturo Peimbert Calvo, exigió respeto para las familias de las víctimas, quienes reclaman encontrar con vida a sus hijos, y ahora escuchan rumores mal intencionados, aparentemente filtrados por las instancias policiacas.

“Estigmatizar a la víctima en presuntas actividades ilícitas, mientras ellos no estén, podría desviar la atención a un tema central: la desaparición de seis personas en su ruta de San Miguel Soyaltepec, en la región de la Cuenca del Papalopan, a Quilehtla, estado de Tlaxcala”, advirtió.

Peimbert Calvo indicó que espera que antes de propagar las sospechas de que eran enganchadores de jovencitas»,  contenido supuestamente en las primeras indagatorias, la Fiscalía se lo haya dicho a los familiares antes que a los medios de comunicación.

En relación al alcalde de San Miguel Soyaltepec, Julián Margarito Pedro, señalado como responsable de la detención de tres de los seis jóvenes, el día 3 de abril, desestimó la petición de información que le requirió el organismo a su cargo.

“El presidente sigue con las actividades cotidianas en su ayuntamiento, mientras que los policías involucrados en funciones”, subrayó.

Informó que en la Defensoría entre 2017, y lo que va del 2018, se iniciaron 12 expedientes por desaparición de personas. El año pasado fueron nueve, y en este año son tres.

Por otra parte, fuentes extraoficiales de la Vicefiscalía de Cuenca del Papalopan refirieron que uno de los familiares de los jóvenes comentó haber recibido una llamada anónima que le exigió tres millones de pesos, para la liberación de su hijo. Una llamada supuestamente con lada en Tierra  Blanca, Veracruz, lugar donde fue la última vez que se reportaron con sus familiares de Tlaxcala.

Por otra parte, el Ejercito Mexicano reforzó el operativo de seguridad que mantienen en la Cuenca del Papaloapan, al incrementar el número de efectivos en las calles de esa zona.

El gobernador Alejandro Murat informó a la prensa que “la militarización de Tuxtepec responde a la necesidad de garantizar a la población de esa zona condiciones de seguridad y gobernabilidad”

RECUENTO

Durante la pasada Semana Santa, Erik Lira de 24 años, Eduardo Montiel de 25 años y Eduardo Sánchez de 18 años, viajaron de Tlaxcala a San Miguel Soyaltepec, en la región de la Cuenca del Papaloapan.

La noche del 3 de abril la policía municipal los detuvo a petición de una madre de familia, quien denunció que su hija iba a ser secuestrada por un joven de Tlaxcala. Durante la detención, la mujer dijo ser mayor de edad y rechazó la versión de su progenitora. Al día siguiente salieron de Soyaltepec, para dirigirse a su entidad de origen, por Tierra Blanca, Veracruz.

Al haber perdido contacto con sus familiares, Jonathan Salcedo de 30 años, José Armando de 18 y Ubaldo de 14 años, el 6 de abril llegaron a Tierra Blanca a bordo de un Volkswagen tipo Beatle, sin embargo, también desaparecieron.

El martes 24 de abril, fueron localizados dos autos incinerados, los mismos en que viajaban los desaparecidos. Los vehículos calcinados estaban a un costado de la carretera federal 145, en los límites entre Oaxaca y Veracruz.

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.