Notimex

LONDRES. Amnistía Internacional (AI) honró hoy la memoria de 10 periodistas fallecidos en atentados terroristas el lunes pasado en Afganistán, en el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

En un comunicado, la organización internacional defensora de los derechos humanos denunció este jueves que los periodistas en Afganistán enfrentan amenazas, intimidación y violencia, simplemente por hacer su trabajo diario.

«Los periodistas de Afganistán se encuentran entre los más valientes del mundo. Trabajando en algunas de las condiciones más difíciles, enfrentando amenazas, intimidación y violencia”, indicó en la declaración Omar Waraich, director adjunto de oficina de AI en el sur de Asia.

En un momento en que muchos desviaron su atención al país y el trabajo de un periodista significa poner en riesgo su vida constantemente, muchos siguen enfrentando la injusticia y dan voz a las víctimas, agregó Waraich.

Nueve periodistas, fotógrafos y camarógrafos afganos, de medios nacionales y extranjeros, murieron el lunes pasado por un atentado suicida, en momentos en que cubrían la información sobre un ataque previo contra la Dirección Nacional de Seguridad (NDS), en el centro de Kabul.

Un segundo terrorista, haciéndose pasar por periodista y presentando una tarjeta de prensa falsa, se abrió camino hacia una multitud de periodistas antes de detonar su dispositivo, destacó la organización no gubernamental (ONG), con sede en esta capital.

«El segundo atacante buscó deliberadamente periodistas para matar después de que el primer terrorista los había llevado a la escena. Momentos después de matar a un grupo de civiles atacaron a otro, cometiendo múltiples crímenes de guerra en el mismo lugar”, destacó Waraich.

La información sobre la muerte de los nueve periodistas en el doble atentado en Kabul apenas se estaba esclareciendo, cuando comenzó a transcender la noticia de que Ahmad Shah, reportero de BBC Afghan, había sido asesinado a tiros en la provincia de Khost, cerca de la frontera con Pakistán.

Entre los 10 periodistas se encuentran a Shah Marai, un legendario fotógrafo de la agencia francesa AFP, que capturó poderosamente las trágicas secuelas de varios ataques en Afganistán hasta que fue asesinado en uno de ellos, recordó el comunicado de AI.

“Los asesinatos del lunes representan el último de una serie de ataques incesantes contra civiles en Afganistán. Una semana antes, 60 personas murieron mientras esperaban en un centro de registro de votantes en Kabul”, agregó.

De acuerdo con la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), en cada uno de los últimos cuatro años, más de 10 mil personas han muerto o han resultado heridas en ataques que han tenido lugar en todo el país, principalmente en Kabul.

En su comunicado, AI destacó que muchos de los ataques han sido crímenes de guerra descarados, como cuando en el 25 de enero pasado, el movimiento fundamentalista del Talibán detonó una ambulancia-bomba en una concurrida zona comercial de Kabul, provocando la muerte de más de 100 personas y al menos 235 heridos.

“Al mismo tiempo, los afganos continúan siendo devueltos a la fuerza, violando el principio de no devolución: en virtud del derecho internacional, las personas no pueden ser devueltas a un país donde corren el riesgo de sufrir violaciones graves de derechos humanos”, subrayó.

El director adjunto de AI para en el sur de Asia consideró que por no hay nadie que pueda afirmar de manera creíble que “Afganistán es seguro», sin embargo, vemos que los gobiernos europeos, turcos, iraníes y paquistaníes persisten con el retorno forzoso de afganos, “dando la espalda al sufrimiento del país y poniendo a la gente en peligro», apunto Waraich.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.