* En el proyecto conjunto México-Francia, nuestro país podrá acceder al menos a un 40% del uso de tiempo de observación del telescopio, que recibirá su primera luz en 2021.

MVS

CIUDAD DE MÉXICO. El Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir, del Instituto de Astronomía de la UNAM, instalará un nuevo telescopio, capaz de detectar con rapidez destellos de rayos gamma, fenómenos explosivos en el Universo, extremadamente energéticos, pero de muy corta duración.

Colibrí es un proyecto de colaboración entre Francia y México, en el que participan la UNAM y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología; por parte de Francia: la Universidad Aix-Marseille, el Centro Nacional de la Investigación Científica y el Centro Nacional de Estudios Espaciales.

En un comunicado, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señaló que los Gamma Ray Burst (GRBs, destellos o estallidos de rayos gamma), son explosiones muy violentas y luminosas que han sido observadas en galaxias a miles de millones de años luz de distancia.

Sus destellos duran milisegundos, y hasta dos segundos, lo que dificulta mover los grandes telescopios en dirección a la zona donde tuvieron lugar, en la inmensidad de la bóveda celeste.

El telescopio robótico Colibrí tendrá la ventaja de moverse con rapidez hacia la región del cielo donde ocurra un GRB, una vez que reciba la alerta de la detección por un telescopio espacial, como el Monitor Espacial de Objetos Variables (SVOM, por sus siglas en inglés), que también es parte del proyecto.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.