* Su objetivo es configurar el mapa tridimensional de nuestra galaxia más completo y preciso que se haya hecho nunca.

MVS

FLORIDA. La ingente cantidad de datos captada por la misión Gaia en estos años no solo ha permitido publicar el mayor catálogo de estrellas de la Vía Láctea, sino que además servirá para detectar más de 100.000 cúmulos estelares, esenciales para saber más sobre la evolución y el origen del universo.

El satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) fue lanzado desde la Guayana Francesa en 2013 y aunque su misión tenía que haber finalizado en 2019, su excelente rendimiento sumado al ahorro de combustible realizado han hecho posible ampliar la misión que podría extenderse hasta 2023.

Los primeros resultados de la misión se publicaron en 2016, tras catorce meses de observaciones, e incluían las posiciones y brillo de mil millones de estrellas y las distancias y movimientos de dos millones de objetos.

El segundo catálogo, presentado el pasado 25 de abril, incluyó la posición, distancia y brillo de 1.300 millones de estrellas de la Vía Láctea, e información de 14.000 asteroides y de medio millón de cuásares lejanos.

Pero Gaia tendrá al menos dos actualizaciones más que, al final de la misión, «marcarán un antes y un después en el estudio de la física estelar», dijo a Efe el investigador del español Centro de Astrobiología (CAB) Enrique Solano.

El Observatorio es de libre acceso, es decir, cualquier interesado puede trabajar con sus datos y herramientas, dos de ellas, por cierto, diseñadas en el CAB, destaca el científico.

Una de ellas, VOSA, complementa la información de Gaia con medidas fotométricas a otras longitudes de onda y, así, los astrónomos obtienen una curva denominada distribución espectral de energía que, una vez comparada con modelos teóricos, permite obtener parámetros fundamentales de las estrellas como temperatura, luminosidad, masa o edad.

«Realizar estos cálculos de manera manual, llevaría unas 2 o 3 horas para un solo objeto, mientras que VOSA, en ese tiempo, realiza los cálculos automáticamente para miles de objetos a la vez».

La otra herramienta, Clusterix, está orientada al estudio y descubrimiento de cúmulos abiertos, que son grupos de estrellas ligadas gravitacionalmente y que comparten propiedades (edad, movimiento, distancia…).

Se espera que los datos de Gaia recientemente publicados permitan multiplicar el número de cúmulos abiertos conocidos de 3.000 a 100.000 cúmulos.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.