• El catedrático francés, Cédric Villani, considera que las matemáticas tienen un gran poder que puede ser usado para el bien o el mal

MVS

FRANCIA. Cédric Villani, catedrático francés ganador de la Medalla Fields en 2010 y un personaje clave para entender las matemáticas del Siglo XXI, visitó la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM, resaltó que en los últimos 18 años “dedicarse a las matemáticas es una profesión considerada como una de las más rentables del mundo, pero la cantidad de jóvenes interesados en estudiarla es muy poca, en particular en países con economías emergentes”.

El profesor en la Universidad de Lyon y director del Instituto Henri Poincaré de París, agregó el cambio “más dramático” en las matemáticas “se observa en los algoritmos, los cuales de la mano de la computación se han hecho mucho más complejos; ahí hay mucho por explorar”.

Villani destacó que “hoy hablamos de lo algorítmico como si fuera algo nuevo y no es así, pues hace cuatro mil años los babilónicos grabaron en sus tablillas instrucciones sobre cómo solucionar raíces cuadradas y en realidad eso son los algoritmos: una serie de instrucciones. Lo diferente es que al hacerse tan complejos dieron origen a un nuevo campo del conocimiento: el de la inteligencia artificial (IA)”.

Para Villani, las matemáticas son clave para determinar el rumbo de la humanidad y pocas personas han encarnado esta máxima como lo hizo Alan Turing, “quien no sólo fue el padre de la inteligencia artificial, sino una de las mentes más brillantes del siglo XX”, agregó.

El trabajo de Turing al descifrar mensajes nazis encriptados mediante un código aparentemente impenetrable ayudó a decidir el resultado de la Segunda Mundial, por lo que ni es una exageración decir que ésa fue la primera vez que la historia política del mundo dependió de la rápida solución de un problema algorítmico, expuso.

Tras el éxito obtenido, Turing concluyó que programar era una manera de replicar el funcionamiento del cerebro y esto detonó un interés generalizado por la IA, pero todos aquellos entusiastas que creyeron posible reproducir los procesos cognitivos por esta vía; “rápido se dieron cuenta de que esto nos es posible porque la mente humana es misteriosa, aunque hicieron un hallazgo igual de sorprendente: un algoritmo puede aprender”, apuntó el académico.

“Decimos que algo es inteligente cuando es capaz de adaptarse y mejorar lo ya sabido, es decir, de aprender, y fue en 1950 cuando Claude Shannon demostró que esto es posible al crear un ratón electrónico llamado Teseo que, como el héroe griego del mismo nombre, era colocado en un laberinto, sólo qué el no necesitaba hilos de Ariadna ni de minotauros para salir, sino que lo hacía tras haber encontrado, después de muchos intentos fallidos, la ruta adecuada”.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.