Maira Ricárdez

OAXACA, Oax. En el mundo, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), unos 168 millones de niños y niñas son víctimas del trabajo infantil, en Oaxaca se calcula 102 mil 712 de 5 a 17 años que ejercen -pese a su minoría de edad- un trabajo.

De estos, el 93.3%, es decir, 95 mil 871 se desempeñan en actividades que la ley no permite por los riesgos que representan, así lo explicó la secretaria ejecutiva del Sistema Local de Protección Integral de los Derechos de Niños y Adolescentes (SIPINNA) en Oaxaca, María Cristina Salazar.

La titular de SIPINNA explicó que lo más grave, a la vista de los organismos protectores de menores, son los riesgos físicos a los que se exponen en la larga de lista de oficios ejercidos por niños: los emplean principalmente en la construcción como ‘peoncitos’, en el cultivo del campo como ayudantes, como chalanes en el transporte público, etc.

Salazar detalló que en estas condiciones laborales casi 96 mil niños oaxaqueños están expuestos a largas jornadas al sol, pesticidas, plaguicidas, excesiva carga en obras de construcción, riesgos al estar en una unidad de motor en movimiento y otras situaciones de peligro.

Respondió también sobre las decenas de menores que se encuentran en cruceros, haciendo suertes para obtener monedas, “este ejercicio es de alto riesgo también pero no se puede considerar un empleo, es tácitamente un delito denominado trata de personas”.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el Día Mundial contra el Trabajo Infantil en el 2002 para concientizar sobre la magnitud del problema y sumar esfuerzos para erradicarlo; sin embargo, a 16 años el panorama es desafiante.

“Los menores tendrían que estar con su familia, asistir a la escuela, tener servicios de salud y un buen trato, esto no se ha logrado aún en México”, reconoció María Crisitina Salazar.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.